Chiapas, una lenta propagación de Covid-19

Las cifras del coronavirus en México ubican a Chiapas en el último lugar de incidencia por este virus, con 67 contagiados. Ojalá que sea así, y que aquí el virus marche a paso de tortuga. Eso permitiría equipar hospitales y conocer avances en el tratamiento del Covid-19 en otras partes del mundo.

La buena noticia para los chiapanecos es que, según varios estudios, el virus se propaga de forma más lenta en climas cálidos y húmedos. Eso quizá explique la lenta propagación que se ha tenido en el estado, porque no hemos estado precisamente encerrados. En los mercados fluyen los compradores. Los nuevos casos, de acuerdo con las autoridades sanitarias locales, han oscilado, desde el 21 de marzo, entre tres y cinco diarios, y ha habido días en que no se ha registrado ningún contagiado.

No hay que ignorar, sin embargo, que Chiapas está rezagado en las pruebas de casos sospechosos. En este rubro ocupa el tercer lugar con 613 pacientes, después de la Ciudad de México, con 1291, y Nuevo León, con 982.

Aun así, el número de contagiados es bajo para una entidad con cinco millones 218 mil habitantes. Por supuesto que la suspensión de actividades en escuelas y oficinas públicas ha mitigado la dispersión del virus, pero es posible que el otro gran aliado sea el calor. El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos informó el fin des semana que el virus es destruido por la luz solar y que no sobrevive mucho tiempo a altas temperaturas ocasionadas por el calor.

Tampoco es que por vivir en el trópico no se propague el virus; simplemente el contagio se reduce de forma significativa. Un estudio realizado por las universidades Beihang y Tsinghua de Pekín, China[1] descubrió que en Singapur, Malasia y Tailandia, que se caracterizan por las altas temperaturas, el contagio del Covid fue más lento, a diferencia de las zonas frías y secas de España e Italia. Es posible que cada grado de aumento de temperatura reduzca el 3.8 por ciento la propagación del virus.

Casos diarios de Covid en Chiapas

Estos datos son preliminares, pero prometedores. Por lo pronto, no debemos saturar mercados, parques, restaurantes y cafeterías. Todavía no. Hay que quedarse en casa; hay que aislarse y evitar el contacto social. Por el momento es la única receta infalible.

Para los chiapanecos, que debemos acudir a un sistema de salud destruido, otra buena noticia es la publicada por The New York Times[2] de que los ventiladores mecánicos, escasos y caros, puede que no sean tan necesarios.

Una opción que ha funcionado en Nueva York es colocar a los pacientes boca abajo, en lugar de entubarlos, con lo que alcanzan niveles de oxigenación de entre el 60 y 85 por ciento.

Un caso es bastante ilustrativo: el de una paciente, que llegó con niveles de oxígeno del 40 por ciento, a quien después de acostarla boca abajo y proporcionarle oxígeno con cánula nasal, su nivel subió al 90 por ciento. Esto, aclaran, “no parece funcionar igual de bien con pacientes mayores”.

Estas dos noticias son alentadoras ante un sistema hospitalario que podría quedar pronto rebasado si se multiplican los pacientes graves con este virus, como ha sucedido en otros países.

[1] https://papers.ssrn.com/sol3/Data_Integrity_Notice.cfm?abid=3551767

[2] https://www.nytimes.com/es/2020/04/16/espanol/ciencia-y-tecnologia/practicas-medicas-coronavirus.html

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.