La necesidad de compartir historias

Imagen: culturacientifica.com

Creo en mi corazón, el que yo exprimo para teñir el lienzo de la vida.

Gabriela Mistral

¿A quiénes de ustedes les gusta compartir historias? Quizá digan, ¿historias sobre qué? No hablo de la historia como ciencia social, más bien de las historias cotidianas, que refieren relatos comunes, las del día a día, que tiene cada persona y que se relacionan con su terruño, su familia, sus amistades, sus actividades laborales, pasatiempos, gustos, experiencias y demás.

¿Se han preguntado la importancia que tiene para cada persona compartir historias? Yo sí, es como cuando el corazón está envuelto de alguna emoción y se quiere decir, expresar, sea triste, alegre, incierta, colérica, lo que se anhela es que salga del ronco pecho, como se dijera coloquialmente. Decirla es dar una respiración profunda que alivia el interior. Haciendo una vuelta a mi experiencia recuerdo que en la niñez me gustaba escuchar las historias que contaban mis abuelitas, mis tías, tíos, las amistades mayores de la familia. Por cierto, la mayoría de personas que contaban historias eran mujeres. En mi mente y corazón quedaron grabadas esas voces, las entonaciones en sus relatos, las carcajadas, los nudos en la garganta, las lágrimas, las experiencias y enseñanzas que cada historia tenía.

La oralidad es un medio importante para conocer y preservar las historias, esta actividad de destinar un momento en el día, para sentarse y escuchar a otras personas,  porque no solo es importante contar sino que escuchemos o nos escuchen. Ésa es una de claves fundamentales. Pero las historias no solo se cuentan, también se escriben o se registran de alguna manera, y cuando una lee un texto de un relato con el que resuena se crean conexiones, más allá de las épocas o diferencias culturales. Recuerdo que a mi abuelita materna le gustaba escribir detalles de eventos que ella consideraba importantes, tenía sus libretas, ahí anotaba fechas, nombres y algunas veces también los agregaba a las fotos.

Ya que hablo de fotos, ahora tenemos una diversidad de medios para compartir historias, a través de las fotografías, de los videos, de los audios y producciones radiofónicas. En esta incesante proliferación de medios digitales en la actualidad, se hallan una serie de relatos compartidos en las redes sociales que me resultan asombrosos, los hay de todos los estilos y lenguajes, breves y extensos, ilustrados o no.

El compartir relatos se ha vuelto más cotidiano, o al menos eso parece, ante tanta información que se divulga. Quizá valdría la pena profundizar en algún otro momento sobre lo que se difunde en redes sociales y cómo es la narrativa. Las historias que más me siguen cautivando son las que puedo escuchar de viva voz, las que puedo leer, de preferencia en textos escritos a mano, impresos o  visualizar a través de una imagen fija o en movimiento.

De manera personal, una manera muy agradable de contar historias es a través de la escritura, porque   podemos escribir para liberar aquello que traemos cargando y resulta complicado soltar; escribir para sanar heridas o instantes que causan dolor; escribir para desarrollar la imaginación y creatividad; escribir para expresar alegría o esperanza; escribir para llenar y apapachar el corazón. De ahí la necesidad de compartir historias, una acción cargada de emociones.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: