Regresar a casa

Imagen: pxhere.com/es/photo/1077346

Leonela había permanecido fuera de casa alrededor de seis meses, echaba de menos su espacio, sus plantas, sus hábitos, pero no su ajetreada rutina. El viaje que había realizado con su familia le significó muchos aprendizajes, instantes de regocijo, oportunidades, sonrisas, nuevas encomiendas y la convivencia con quienes amaba.

La naturaleza fue una de sus más fieles compañeras en su travesía. Disfrutó el canto de las aves en las mañanas, el de los gallos tan madrugadores, el sonido de las chicharras que para el verano era menos intenso que en primavera, el olor a tierra mojada por la temporada de lluvias, el aletear de las mariposas decoradas con bellos tonos, naranjas, amarillos, blancos, cafés y azules.

Ese viaje le recordó que las acciones más simples son muy valiosas y forman parte del gozo en la vida. Teresa, la mayor de sus nietas, le señaló cómo cambiaba el color de los patos a medida que crecían y lo diestros que suelen ser nadando, detalles a los que Leonela no había puesto atención en sus años de vida.

Rememoró la tarde que disfrutó leyendo cuentos a sus nietos mientras llovía, para después escuchar las melodías del canto de los grillos y las ranas. Jugaron a interpretar qué mensajes daban los grillos; Lulú, la segunda nieta, dijo que los grillos susurraban: dulces sueños, dulces sueños. Para Jeshua, el menor de los nietos, los grillos cantaban diciendo: hasta mañana, hasta mañana. Teresa apuntó que ambos tenía razón, que  todos los grillos eran grandes amigos y arrulladores de la noche.

Una de las actividades más bellas para Leonela y su familia era caminar en el bosque, solían hacer pausas para contemplar el entorno, como la vez que  Lulú se halló un hongo sobre las raíces de un árbol y le pareció un regalo de la tierra.

El corazón de Leonela estaba contento, motivado y agradecido. Regresar a casa significaba continuar el andar, con nuevos bríos, deseosa de encontrarse con el espacio que habitaba, con sus plantas que había encargado a doña Tenchita, amiga y vecina de años. Mientras preparaba su maleta sonrió, sabedora que siempre es necesario tomarse un respiro para continuar.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: