El puente a desnivel del Libramiento Sur, falta de diálogo

La construcción del puente a desnivel en el Libramiento Sur, que inició con el súbito cierre de esa arteria fundamental en lado poniente sur y el caos vial subsecuente, ha provocado el malestar de los comerciantes y vecinos de la zona, por la falta de información y de apoyos, que debieran ser vitales.

Una obra tan prolongada –nueve meses, al parecer– requiere del diálogo constante entre las autoridades, los encargados de la obra y los vecinos que sufren las consecuencias inmediatas de la ejecución.

Por eso, en varios estados del país, las autoridades se acercan a los comerciantes perjudicados para informarles de los alcances de la obra y también de los beneficios que se esperan en su conclusión. Claudia Sheimbaum lo ha hecho con éxito en la Ciudad de México.

Aquí se ha ignorado a los comerciantes y a los vecinos. Ninguna autoridad se ha acercado a los dueños de establecimientos, para informarles de las diferentes etapas en que avanzará la obra; al contrario, de pronto se vieron cercados, bloqueados y ahorcados en sus negocios.

Han buscado dialogar con las autoridades. Por eso, entregaron un oficio en las oficinas del secretario de Obras Públicas de Gobierno del Estado para plantear sus inquietudes, pero no han obtenido respuesta.

Están a la espera, pero les urge conocer con certeza cuándo concluirá esta obra, qué vías alternativas de acceso se crearán y con qué apoyos contarán en este largo viacrucis por la supervivencia.

El viernes el municipio capitalino les envió un citatorio en donde les urgen entregar permiso de factibilidad y de uso de suelo. No quieren verlo como una amenaza, porque lo único que han buscado ha sido establecer una mesa de diálogo para resolver los problemas que se generen con la obra.

La semana pasada, aunque hubo pocos trabajadores de la constructora, la zona quedó con el tráfico bloqueado desde el Monumento a la Antorcha hasta la 8 poniente, aproximadamente dos kilómetros de afectación a negocios.

Los comerciantes, por esa razón, piden mayor sensibilidad, tanto a las autoridades estatales, a los encargados de la obra y a Tránsito municipal para contar con mecanismos adecuados para afectar lo menos posible a los establecimientos. Confían en que se pueda encontrar solución a través del diálogo.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d