Los puntos rojos de Morena en la elección a diputado federal en Chiapas

En las próximas elecciones es factible que Morena y sus aliados retengan las 13 diputaciones federales en Chiapas, pero hay cinco distritos que podría complicársele: Ocosingo, Las Margaritas, Bochil, San Cristóbal de Las Casas y Tuxtla Gutiérrez Poniente.

Ocosingo, que no debiera tener ninguna dificultad para retenerla, no es así; podría perderla, y no en manos de su aliado el Verde-PT, sino de la Alianza va por México. Este es el distrito con menor diferencia de votos entre Morena y el PAN, PRI y PRD: 45 mil 212 votos.

El distrito 11, con sede en Las Margaritas, en donde busca la reelección Roberto Antonio Rubio Montejo, la diferencia es de 50 mil 572 votos entre Juntos Hacemos Historia y Va por México. Bochil, que es sede del distrito 2, presenta una cifra similar: 52 mil 843 votos a favor.

Clementina Marta Dekker Gómez no debería tener problemas para ser reelecta en el distrito 5, de San Cristóbal, si se toma en cuenta que obtuvo una diferencia de 71 mil 977, pero ahí están Chamula, Zinacantán, Larráinzar, entre otros municipios que pueden alterar los resultados con un acuerdo de asamblea.

Si Arlett Aguilar fue la diputada más votada en Chiapas, con una abrumadora diferencia de 118 mil 929 votos ante la actual Alianza Va por México, la candidata de Juntos Hacemos Historia, Adriana Bustamante Castellanos, deberían firmarle ya su constancia de mayoría. Sin embargo, participará en un distrito de clase media, que podría mostrar su descontento en las próximas elecciones.

En el doceavo distrito, con sede en Tapachula, en donde se pintaba un escenario disputado por la presencia de José Antonio Aguilar Bodegas, como candidato de la Alianza Va por México, y la de José Luis Elorza Flores, que busca la reelección con Morena, quedó anulado después de que el priista tapachulteco decidiera no participar.

Aunque el número de sufragios disminuirá para Morena en Chiapas, difícilmente alcanzará una cifra catastrófica. Sus candidatos tendrían que tejer una estrategia muy negativa para ahuyentar a miles de votantes.

Por ejemplo, Jorge Luis Llaven Abarca, del distrito 6, parte con una diferencia favorable de 113 mil 710 votos; Manuela Obrador, que va por la reelección en el distrito 01, tendría en su haber 101 mil 520 votos a favor; Manuel Narcía, del distrito 7, 98 mil 723; Ismael Brito, del distrito 8, 96 mil 107, y Juan Pablo Montes de Oca, del distrito 10, llevaría la delantera con una ventaja de 86 mil 585 votos.

Tendría que registrarse un verdadero terremoto, seguido por un tsunami que nos tomara por sorpresa, para que estas cifras se revirtieran en contra del partido del poder. Por lo pronto, no se observa siquiera, el más leve movimiento telúrico.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: