López Moctezuma, el cineasta del terror

No soy aficionado al cine de terror, que tanto se acostumbra por estas fechas de Día de Muertos; sin embargo, hay un gran director mexicano, un tanto olvidado, que hizo de la sangre su obra de arte. Se trata de Juan López Moctezuma, creador de Alucarda, la hija de las tinieblas, y de tres películas estupendas más.

La vida misma de López Moctezuma es tan interesante y trágica como su propio cine. Después de ser director de Televisa en Europa, cuando la televisora estaba en su apogeo, empezó su decadencia que lo llevó a la pobreza más cruel y a las alucinaciones, que fueron tan incontrolables que lo confinaron en un manicomio, en donde terminó sus días.

Cuando murió en 1995, tenía 66 años. Su breve filmografía es un catálogo de imágenes oníricas deslumbrantes y seguramente atrevidas para los años en que le tocó estrenarlas.

En 1972, cuando contaba con 33 años, dirigió La mansión de la locura, que resulta un prodigio de película y también una rareza en el cine mexicano, y con deudas innegables en el cine de Alejandro Jodorowski. No es para menos, López Moctezuma fue productor de Fando y Lis, y de El Topo.

No sé si la palabra terror califiqué bien el cine alucarniano, porque no está hecho para causar terror, sino conmoción y turbación, pero también disfrute estético. No es un cine perfecto. Hay remiendos. Partes mal cocidas. Eso no importa, porque se impone la originalidad y la narración vibrante y desmesurada.

Aun con esta salvedad, la plataforma mubi.com ha incluido en su apartado de cine de terror al de Juan López Moctezuma, y es posible encontrar ahí La mansión de la locura, Alucarda y Mary, Mary, bloody Mary.

            De estas tres películas, Alucarda es imprescindible, por el simbolismo, las excentricidades y el atrevimiento de abordar el sacrilegio en un convento de jóvenes iniciadas.

Es tan representativa esta película, que cuando Ulises Guzmán Reyes realizó el documental sobre López Moctezuma, y en especial el episodio de cuando fue raptado del manicomio por dos jóvenes admiradores, no dudó en bautizar su trabajo como Alucardos.

Aun cuando no sea el prototipo del cine del terror, bien vale la pena acercarse a López Moctezuma, que merece ser ubicado entre los diez mejores directores de cine de nuestro país.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: