Oxchuc, elecciones municipales 2021: legitimidad cuestionada

 

Elección en Oxchuc. Foto: IEPC

Por Manuel Cosh[1]

El proceso electoral del 15 de diciembre del 2021, para elegir autoridades municipales para el periodo 2022-2024, por Sistema Normativos Internos (“Usos y Costumbres”) en Oxchuc, culminó en tragedia. El cambio de régimen electivo de Sistema de Partidos Políticos a Sistemas Normativos Internos en Oxchuc fue impulsada en 2015 a raíz de la crisis pos electoral de ese año, dicha transición perseguía al menos dos propósitos, acabar con el sistema de Partidos Políticos que se consideraban los responsables de los divisionismos y las confrontaciones en cada proceso electoral, y al mismo tiempo desterrar del poder municipal a María Gloria Sánchez Gómez (2005-2007 y 2015-2017) y a su esposo Norberto Sántiz López (2002-2004 y 2012-2015), pareja que se había turnado el poder municipal durante los últimos 12 años.

Para el cambio de régimen el municipio debió pasar una serie de procesos que se puede resumir en tres etapas, la primera caracterizada por eventos altamente conflictivos que culminó al menos con la muerte de tres personas y poco más de una docena de heridos en 2018, paralelo a este, se presentaba la asistencia a la vía jurídica para exigir el cambio de régimen electivo y al reconocimiento a la libre determinación en materia de organización política, y la tercera una reorganización social para decidir y, en su caso, ejercer el cambio de régimen electivo. Todo esto se llevó a cabo desde finales del 2015 a abril del 2019, que culminó con la elección de las nuevas autoridades municipales bajo el nuevo régimen.

La elección municipal de este año sería la segunda prueba para el reciente sistema electivo que, en lo fundamental, contenía las mismas reglas aplicadas en la elección del 2019. En el documento “Normas para la elección de las autoridades municipales del municipio de Oxchuc, Chiapas, conforme a su Sistema Normativo Interno, 2019”, se puede deducir 11 ejes temáticos desglosados en alrededor de 44 normas. El documento está dirigido a normar aspecto relacionados como la instalación de la asamblea general, la determinación de la figura de la autoridad municipal, método de elección, los requisitos de elegibilidad, la postulación, la temporalidad, el proceso electoral, entre otros, pero no especifica cómo atender las controversias, en especial lo relacionado al día de la elección.

Una estrategia que debía adoptarse en caso de que la elección a mano alzada fuera competida entre los dos contendientes consistía en reagrupar la asamblea general por comunidades y realizar el conteo uno a uno. En la elección del 13 de abril del 2019 no fue necesario dicho conteo, pues era evidente la preferencia a favor de Alfredo Sántiz Gómez. Hugo Gómez Sántiz, quien quedó en segundo lugar en aquella elección, no protestó en ese momento, pero se convirtió en la piedra en el zapato durante todo el periodo de gobierno de la nueva autoridad electa.

Hugo Gómez se presentó nuevamente como candidato para las elecciones del 15 de diciembre de este año, su principal contendiente era Enrique Gómez. Este proceso fue diferente a la anterior, pues Hugo Gómez había construido alianzas con los grupos opositores a los promotores del régimen de “usos y costumbres” y al gobierno actual, así, no se veía consensos claros previo a la realización de las elecciones. En efecto, la elección fue reñida, no se distinguía con claridad al ganador; sin embargo, el Órgano Electoral Comunitario de Oxchuc (OECMO) dio por ganador a Enrique Gómez, decisión que provocó inconformidades por el grupo contrario, se tomó la tribuna, y se alentó el enfrentamiento entre los simpatizantes de ambos candidatos.

En Oxchuc el conflicto electoral ha sido un continuum entre grupos desde que la política se mercantilizó, desde que el dinero se convirtió en el combustible de la democracia en las tierras indígenas. Hay historias de los abuelos de las tierras alteñas que los cargos públicos se evitaban, eran rechazados porque implicaban una carga más que beneficios. Desde que se reformó el artículo 115 constitucional en 1983, al municipio se le dotó de nuevas responsabilidades políticas y administrativas, y en consecuencia a la asignación de presupuesto para el ejercicio de sus funciones, desde entonces, la presidencia municipal se convirtió en objeto de deseo, y las personas usan todos los medios necesarios para llegar, porque hay mucho dinero de por medio.

Un dato, en el Acuerdo de Distribución de los Fondos III y IV, Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (FISM) y Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios (FORTAMUN) respectivamente; de los 17 municipios que conforma la región de los Altos de Chiapas, Oxchuc se encuentra en tercer lugar en captación de recursos públicos solo por debajo de Chamula y San Cristóbal de Las Casas. Para el ejercicio fiscal 2021 el monto de presupuesto público asignado a Oxchuc asciende a 261,194,488.00 pesos. Hay que agregar que al interior de los municipios indígenas el manejo de los recursos se presenta bajo cierto grado de discrecionalidad.

En términos electorales, la virtud del sistema convencional, el sistema de partidos, es su orden, rapidez, practicidad y control de los resultados, toda vez que segmenta, individualiza, y permite la secrecía de la decisión en una urna para luego ser contadas. Por el contrario, el Sistema Normativo Propio reinventado en Oxchuc tiene un carácter asambleario en la plaza pública, cuya decisión es en público y a mano alzada para evidenciar la voluntad popular. De antemano, este sistema es más complejo que, para su éxito, necesita de una buena dosis de consenso previo, y, en caso necesario, mecanismos de conteo creíbles de las manos alzadas en el día de la elección. Son al menos estas dos condiciones que falló en la elección del 15 de diciembre de este año.

El conflicto electoral en Oxchuc de este año deberá ser resuelta por el propio Órgano Electoral Comunitario, en caso contrario, habrá que encontrarse una salida jurídica a la elección. La nueva administración municipal deberá iniciar actividades el 1 de enero del próximo año, si no hay acuerdos hasta ese momento, el Congreso del Estado de Chiapas habrá de tomar las riendas del municipio e instalar un Concejo Municipal.

 

San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, diciembre 17 de 2021.

[1] Doctorante en Ciencias Sociales y Humanidades por el Centro de Estudios Superiores de México y Centroamérica de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, y del Instituto Universitario de Estudios Sociales de América Latina de la Universidad de Alicante.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: