El plural de la modestia

Casa de citas/ 585

El plural de la modestia

Héctor Cortés Mandujano

 

Releo Veinte poemas de amor y una canción desesperada, y leo Cien sonetos de amor (Altaya, 1995), en el libro doble de Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura 1971.

El primero ya lo tengo encarnado, porque lo he leído desde la adolescencia y me sé varios de memoria. De “La canción desesperada” no me resisto a citar este díptico (p. 105): “Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta./ Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro”.

Los “Cien sonetos de amor” están dedicados explícitamente a Matilde, su mujer (p. 112): “Edifiqué pequeñas casas de catorce tablas para que en ellas vivan tus ojos que adoro y canto”.

Dice en el II (p. 116): “Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,/ qué soledad errante hasta tu compañía!”.

Y en el XVI (p. 130): “Amo el trozo de tierra que tú eres”.

Es impresionante cómo Neruda, ceñido a catorce versos y a un tema, el amor, dice cosas nuevas que parecen tan naturales como una manzana en un árbol. Dice en el LVI (p. 175): “Yo digo amor, y el mundo se puebla de palomas”.

En el XCI habla de la eternidad, estemos vivos o muertos (p. 213): “Y aún allá abajo el tiempo sigue siendo,/ esperando, lloviendo sobre el polvo,/ ávido de borrar hasta la ausencia”.

Me encantaron los tres versos finales del C (p. 222): “Y allí donde respiran los claveles/ fundaremos un traje que resista/ la eternidad de un beso victorioso”.

Ilustración: Juan Ángel Esteban Cruz

***

 

Leí, en pequeñas cucharadas, el Manual. Nueva gramática de la lengua española, que editó en 2010 la Asociación de Academias de la Lengua Española. Habrá una nueva edición, claro. Pero leo la que tengo.

Mi lectura reforzó, aclaró, amplió mi conocimiento gramatical, sin llegar a dominar el sinnúmero de saberes que supone el volumen. Me hallé con varios términos que no conocía, éste por ejemplo (pp. 9-10): “Haplología o supresión de consonantes (a veces también de sílabas) en las raíces de algunas palabras derivadas o compuestas”, por ejemplo en la raíz de novedad, noved, que se refiere a lo nuevo y puede volverse novedoso.

Otra regla, que no hace concesiones al feminismo, es que (p. 25) “los sustantivos de género masculino se emplean para referirse a los individuos de ese sexo, pero también para designar a toda la especie, sin distinción de sexos, sea en singular o en plural”. Padres, incluye al padre y a la madre; reyes, al rey y la reina; príncipes, al príncipe y a la princesa…

Las voces agudas, terminadas en –í, -ú tónicas (p. 36) “tienden a admitir las dos variantes en plural. Se dice, pues, al(h)elíes o al(h)elís, bisturíes o bisturís, esquíes o esquís, jabalíes o jabalís, maniquíes o maniquís, rubíes o rubís; bambúes o bambús, gurúes o gurús, tabúes o tabús”. Sobre el mismo tema (p. 37): “los nombres de las vocales son aes, es, íes, oes y úes. […] Para yo, no y se recomiendan yoes, noes y síes”.

Otra disposición (p. 42): “No adoptan morfema de plural las locuciones latinas que se han incorporado al español, sea cual sea la terminación de sus componentes: los álter ego, los coitus interruptus, los delírium tremens, los peccata minuta, etc.”.

Dos verbos que no conocía (p. 68): arrecir (“Entumecerse por causa de frío”: RAE) y embaír (“Ofuscar, embaucar, hacer creer lo que no es”: RAE)

En la flexión verbal me llamó la atención, otra vez, el presente del verbo asir, en primera persona, que nunca se la he escuchado a alguien (p. 78): “asgo”; el presente en tercera persona del verbo coitar (p. 80): “coita” y el presente, en primera persona, del verbo roer (p. 89): “roo o roigo o royo”.

Bianual es que ocurre dos veces al año y (p. 176) “bienal (‘que sucede cada bienio’)”.

En los prefijos llamados multiplicativos (p. 186) “denotan potencias de diez: deca– expresa la multiplicación por diez (decámetro); hecto-, por cien (hectolitro); kilo-, por mil (kilogramo); mega-, por un millón (megahercio); giga-, por mil millones; y tera-, por un billón”.

Al adicto al alcohol se le dice dipsómano. Viene la palabra del griego (p. 203) “dípsa ‘sed’ ”. Adelante se habla de un “plural de modestia” (p. 304) “que designa a un solo individuo”. Los que dicen nosotros aunque sólo se estén refiriendo a sí mismos.

Otra palabra poco común (p. 327): “La deixis es la propiedad que poseen muchas expresiones gramaticales para expresar significados que dependen de la posición que ocupen en el espacio o en el tiempo el hablante y el oyente. Si alguien usa la expresión lo que está a mi derecha, gira después ciento ochenta grados y repite esas mismas palabras, se estará refiriendo en cada ocasión a algo distinto. Ello es consecuencia de que el posesivo mi y el sustantivo derecha tienen propiedades deícticas”.

En las formas de los numerales cardinales, no recordaba que el millardo son (p. 392) “mil millones”.

El relativo inespecífico al que se le agrega –quiera (p. 425) “no se escribe hoy separado: quienquiera, comoquiera, adondequiera, comoquiera…”.

Hay muchas cosas que me han llamado la atención en este manual; para efectos de esta columna tendría que dar mucho contexto para citarlas. Opto por las más sencillas. Por ejemplo, un par de datos sobre las preposiciones (p. 558-559): “Las preposiciones cabe ‘junto a’ y so ‘bajo’ se sienten ya desusadas en el español actual y sólo aparecen esporádicamente en los textos literarios. Aun así, so forma parte también de unas pocas locuciones, como so pena de, so pretexto de, so color de y so capa de: Duermen en ellas so capa de su cercano parentesco”.

Hay algunas onomatopeyas (p. 626) “que se forman duplicando la misma sílaba con diferentes vocales: ding dong, pim pam, plis plas, tictac…”.

El orden de las palabras en una oración proponen distintas informaciones (p. 754): “Así, los enunciados En 1945 terminó la Segunda Guerra Mundial y La Segunda Guerra Mundial terminó en 1945 contienen las mismas palabras y hablan de lo mismo, pero no aportan idéntica información: en el primero se afirma algo acerca de un año; en el segundo, en cambio, se dice algo sobre una guerra”. Otro ejemplo: “Mientras que la oración activa Los diputados aprobaron la ley de la reforma sanitaria dice algo acerca de algunas personas, la variante pasiva La ley de la reforma sanitaria fue aprobada por los diputados habla acerca de una ley”.

 Contactos: hectorcortesm@gmail.com

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: