Aspirantes al gobierno de Chiapas

A más tardar en noviembre del próximo año, Morena anunciará a su coordinador de comités de defensa de ese partido en Chiapas, pero ya sabemos, como ha pasado en otros estados, que la persona elegida será el candidato al gobierno local.

En el caso de nuestra entidad, hay dos contendientes con posibilidades reales de convertirse en candidato de Morena a la gubernatura: Zoé Robledo y Eduardo Ramírez Aguilar.

Los demás aspirantes que se promueven tienen pocas opciones de ser candidatos a gobernador, a menos que suceda una carambola de tres bandas que en la política no es imposible, pero es bastante complicado.

El primero a quien habría que voltear a ver en un escenario novedoso sería al presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, Carlos Morales Vázquez. Su gestión ha sido mesurada y de buenos logros, que se ha hecho más notable por los desastrosos gobiernos que habíamos padecido.

La alcaldesa de Tapachula, Rosa Irene Urbina Castañeda, también podría figurar en esos enroques propios de la política. Es bien evaluada por sus gobernados y se ha posicionado de manera notable en la puesta política estatal.

De los aspirantes cobijados por el gobernador Rutilio Escandón, ha emergido Ángel Torres Culebro, secretario de Obras Públicas, quien tiene poca probabilidad de llegar a Palacio de Gobierno, si acaso convertirse en diputado o en presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez.

A un lado han quedado las antiguas apuestas del gobernador: Jorge Luis Llaven Abarca y Ismael Brito Mazariegos se han esfumado de la competencia hacia Palacio de Gobierno, y más bien buscan no quedar al margen de las futuras posiciones políticas.

José Antonio Aguilar Castillejos, aunque tiene bajo su mando los programas sociales en Chiapas, y supuestamente coordina las delegaciones federales, no ha encontrado el camino que lo muestre como alternativa en la contienda hacia la gubernatura.

Entre las mujeres, hay varias que han alzado la mano, pero que no están en el ánimo del presidente de la República o que tengan suficientes créditos para aparecer en el mapa político de la sucesión. Sasil de León Villard no ha aprovechado su estrado senatorial para figurar y aparecer en el debate público.

Patricia Armendáriz está mejor posicionada, y se debe más a sus participaciones en Shark Tank México, que a su agenda política en Morena. De todos modos, está distante de encabezar un movimiento propio a la gubernatura.

Plácido Morales, quien se desempeña como magistrado presidente del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, busca también la candidatura por Morena para dirigir los destinos de Chiapas, pero sus posibilidades son escasas. Hace poco, ante un grupo de simpatizantes, dijo que si Adán Augusto López se convierte en candidato a la presidencia de la República por Morena, él lo será por Chiapas. Seguramente ya se dio cuenta de que las agujas no marcan por ese lado, porque hace una semana, acompañó en primera fila a Claudia Sheimbaum durante su visita a Chiapas.

Por el lado de la oposición, no hay ninguna figura que pueda aglutinar el descontento hacia el partido en el poder. Paco Rojas, aunque es popular en Tuxtla, no es una opción para contender en un estado con necesidad de grandes cantidades económicas para convencer a los electores más volátiles del país.

Tampoco lo son Roberto Albores Gleason, José Antonio Aguilar Bodegas o Rubén Antonio Zuarth.

Ante este panorama de falta de alternativas reales para convertirse en candidatos competitivos, los únicos actores con capacidad de ocupar ese espacio son Zoé Robledo o Eduardo Ramírez Aguilar.

Ambos lo saben y tejen sus estrategias. Los demás aspirantes a candidatos al gobierno de Chiapas lo intuyen, pero entienden de que deben moverse, pintar bandas por Sheimbaum, y garabatear de pasada su marca política. Más vale promoverse a la grande, para caer quizá en una curul o en una presidencia municipal. El propósito es no quedarse fuera de las candidaturas ni del presupuesto gubernamental.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: