Un camino de cabezas

Casa de citas/ 636

Un camino de cabezas

Héctor Cortés Mandujano

 

Leo Vivir sin máscaras. Método Pathwork para enfrentar los patrones destructivos que limitan la realización personal (Editorial Pax México, 1997), de Susan Thesenga, con traducción de Víctor Becerril Montekio.

Dice la autora en el prólogo (p.viii): “El Pathwork se basa conceptualmente en material canalizado por Eva Broch Pierrakos, de 1955 hasta su muerte en 1979. Eva fue una maestra espiritual extraordinaria con quien estudié durante siete años”. Eva tenía revelaciones espirituales, que la guiaron para hacer el Método.

Thesenga cita a uno de sus maestros, quien le dijo que en lo más profundo de nuestro ser están todas las respuestas (p. 15): “En el interior hay un universo en el cual todo está bien y no hay nada que temer”. Y dice páginas adelante (p. 19): “Cada vez que expandimos nuestro territorio interior, nuestra vida exterior se expande”.

Nunca seremos perfectos, dice (p. 41): “No importa qué tan evolucionados estén, todos los seres humanos tienen defectos humanos”.

Muchas de sus citas tienen que ver con documentos denominados Conferencias del Guía. Esta cita corresponde a la 189 (p. 51): “Existe un ser real que no es igual a tus defectos negativos ni a tu rígido juicio de ti mismo, ni a la máscara que cubre tu negatividad. Tu tarea consiste en encontrar ese ser real”.

Asegura, en la cita sobre un libro de Stephen Levine (p. 73): “Hemos estado toda la vida esperando para oír las palabras ‘Te amo’, dichas por nuestra propia voz”.

 

***

 

En la serie Ozark, un agente de FBI dice a una de sus perseguidas que Frank Sinatra dijo (en una canción, supongo): “Vive cada día como si fuera el último. Y un día lo será”.

Ilustración: Héctor Ventura

***

 

Leo el ensayo de Fabiola Patricia Monroy Valverde titulado Tila, santuario de un cristo negro en Chiapas (UNAM, 2004).

El ensayo ubica con claridad y datos el objeto de estudio que propone el título. En uno de sus capítulos (el IV. “Los rebeldes y el señor de Tila”) cuenta una historia que ocurrió en febrero de 1713: mataron a dos mujeres españolas y a sus cuatro hijos en Yajalón. Los culpables resultaron ser varios indígenas que dieron muerte a las seis personas referidas  con “lanzas y garrotes”.

Los asesinos  fueron condenados a ser muertos (p 86) “por las armas en la forma que se ha acostumbrado, y hecho sean descuartizados y puestas sus cabezas y cuartos en astas y palos que se pongan en diversas partes del camino que hay desde este Pueblo de Yajalón hasta el referido de Tila”. El objetivo era provocar el “terror y escarmiento de los demás indios”.

Este hecho y varios otros narrados en el ensayo, corresponden a la llamada “rebelión zendal”, que inició en 1712 y donde (p. 89) “los habitantes de Tila fueron actores principales”. Los indígenas buscaban liberarse, a través de las mismas imágenes con que los españoles los esclavizaban: la virgen y Jesús, que incluso “raptan”.  Los españoles arrasaron a sangre y fuego (p. 89): “La represión, sin duda fue muy dura, especialmente las primeras muestras de castigo. ¡Sólo hay que imaginar un camino lleno de cabezas que han sido separadas de su cuerpo!, muchas de las cuales se les hacen conocidas a los caminantes, mas no se atreven a confesar su familiaridad o la que algún día fuera amistad”.

 

***

 

Estuve muerto, eso es todo; y la muerte no es nada

Pär Lagerkvist,

en “Barrabás”

 

Pär Lagerkvist ganó el Premio Nobel de Literatura en 1931. Leo su Barrabás y otros relatos (Emecé Editores, 1982), traducido por Martín Aldao y Fausto de Tezanos Pinto.

El volumen tiene tres relatos largos: “Barrabás”, “El verdugo” y “El enano”; los tres tocan, así sea tangencialmente (el primero lo hace de manera directa), la vida y la obra de Jesús. Me gustaron; en especial, “El enano”. De él son las siguientes citas.

El enano es sirviente (su doble, dice) del príncipe, a quien detesta; también odia a la mujer, a la amante y a la hija de su amo. Es un pensador (p. 180): “El amor es algo que muere. Y cuando muere se pudre, pero puede servir de humus para un nuevo amor. De modo que aquel amor ya muerto continúa viviendo una vida secreta en el nuevo amor, y así nos hallamos con que el amor es inmortal”.

“He notado que a veces inspiro temor”, dice más adelante (p. 184): “Pero lo que cada uno teme es a sí mismo. […] Se asustan porque ignoran que llevan otro ser dentro de ellos mismos. Les espanta ver surgir a la superficie ese desconocido que les parece no tener nada de común con su verdadera vida”.

Le molestan muchas cosas a este amargado ser, en especial el amor (p. 253): “El amor siempre es algo repugnante”. Insiste en el tema (p. 277): “Es curioso el aire de idiota que tiene la gente cuando está enamorada, especialmente cuando ama en vano. La expresión de su rostro se vuelve extrañamente tonta, y no llego a comprender cómo se puede afirmar que una cosa como el amor sea capaz de embellecer a la gente”.

Sus ideas dan vueltas sobre la noria de la desesperanza (p. 301): “¡La vida! ¿Para qué existe? ¿Para qué sirve, qué sentido tiene? ¿Por qué se prolonga con su falta de fe y su completa vacuidad?”.

Dice, hacia el final, sobre el comportamiento humano (p. 309): “La mentira es más impresionante y más original que la verdad: por eso la prefieren”.

 

***

 

En la serie Umbrella Academy, 5 hace una pregunta retórica a su interlocutor y se responde: “¿Sabes cómo le dicen a un superhéroe que trabaja solo y no escucha a nadie? Villano”.

            Contactos: hectorcortesm@gmail.com

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: