La lección de Panamá

Imagen tomada de https://www.salvalaselva.org/

En la semana que va del 16 al 20 de octubre pasado estuve en Panamá asistiendo al Congreso Centroamericano de Antropología, como lo escribí en su momento en Chiapas Paralelo. Por aquellos días se comentaba no sólo en círculos universitarios sino en general el problema que significaban para el país las compañías mineras. La presencia de este tipo de empresas en Latinoamérica no es nueva, como podría suponerse. O mejor dicho, la extracción mineral sobre todo de oro y plata en los territorios que hoy configuran la zona continental de América Latina, se inicia desde tiempos inmemoriales. Por supuesto, fueron los pueblos originarios, los primeros pobladores de estas tierras, los que usaron los metales llamados preciosos. Lo hicieron en términos culturales en el contexto de economías en las que no existía el dinero ni la lógica de acumulación. La concepción de los metales como el oro y la plata como riqueza, como valor de cambio, como dinero, viene junto con el colonialismo, que es la vía por la que el capitalismo se difunde a todo el mundo. Es decir, la Historia llamada Universal se inicia con la difusión de la llamada modernidad y su compañero, el sistema capitalista.  Así, lo primero que buscaron los colonizadores europeos en el contexto del sistema colonial, opresor, fue el extraer las riquezas de estos territorios, arrebatárselas a los pueblos originaros, y usarlas en términos de la nueva sociedad que se iba configurando en Europa Occidental al amparo del colonialismo. Se iniciaba así lo que llamo la “Modernidad Colonialista” que hoy tomó el nombre de “Extractivismo”. Así, toneladas de oro y plata extraídas de los territorios bajo el dominio colonial fueron transportadas para llenar las arcas de los nacientes Estados en Europa, la cuna de la Modernidad Colonialista. Y los efectos y continuación de ese proceso es lo que vemos actualmente en Latino América con la presencia de mineras sobre todo canadienses que están sembrando el desastre allí en donde actúan. A Chiapas también llegaron y saquearon toneladas de metales que fueron a engrosar los bolsillos de los accionistas de dichas compañías. No faltó un gobernador del  Estado que recibió a la Gobernadora de Canadá con bombo y platillo, celebrando el saqueo. Cosas del colonialismo actual. En Panamá opera una compañía que estaba saqueando las riquezas metalúrgicas de la nación. En efecto, el Gobierno Panameño había permitido la presencia de una compañía minera canadiense que estaba depredando el territorio llevándose el cobre, del que Panamá es uno de los productores más importantes del mundo.  En los días en que estuve en Panamá, la tensión por la presencia de la compañía minera canadiense First Quantum  Minerals era evidente. Así, desde que uno ingresaba a la Universidad Nacional se leían las mantas exigiendo la salida de la minera del país y al gobierno que anulara el contrato. En las calles de la Ciudad, la tensión era evidente y los panameños comentaban que era necesario que la dicha minera saliera del país. En la televisión, los funcionarios del gobierno se multiplicaban para defender el contrato con la minera ante el rechazo popular. Finalmente, las masivas demostraciones en las calles de las ciudades panameñas con prácticamente todo el pueblo volcado en las calles, logró que la Corte Suprema de Justicia anulara los contratos en una fecha que quedará en la historia de América Latina: 28 de noviembre de 2023. Con esa resolución, el gobierno panameño se vio obligado a la anulación de los contratos depredadores exhibiendo de nuevo a una cleptocracia insaciable como son las que gobiernan en la mayoría de los países centroamericanos. Pero el pueblo de Panamá nos deja una lección muy importante: la movilización popular, organizada, masiva, logró lo que se consideraba imposible. Es una lección importante para los pueblos latinoamericanos y caribeños que aún se encuentran atrapados en las nuevas modalidades de la Modernidad Colonialista como sucede en Perú o en Argentina, para poner ejemplos muy destacados. En Panamá la población se organizó y logró lo que parecía imposible al vencer a un gobierno que como tantos en nuestros países entregan las riquezas naturales a las potencias colonialistas del momento a cambio de un puñado de dólares, como dice el título de una famosa película. Las ciencias sociales tienen ante si a un problema importante de dilucidar y es la reflexión acerca de la Modernidad Colonialista que aún tiene una presencia importante y que, para variar, efectúa los saqueos en los territorios que son el habitat de los pueblos indígenas, como ocurría en Panamá. Por supuesto, las mineras no cejarán en su empeño de seguir saqueando. La lección de Panamá es la de que es posible enfrentar a tan poderoso enemigo si existe la organización que se traduce en movilización que solo cesa cuando se ha logrado el objetivo. Es sin duda un ejemplo para la reflexión.

Reitero mis deseos a los lectores de Chiapas Paralelo de que disfruten este fiestero mes de diciembre y que el próximo año sea de bienestar y buena ventura. Y aunque en nuestro México no se han autorizado más contratos, aún quedan mineras que deberán salir del país. Así mismo, es de celebrarse la nacionalización del Litio, un metal que ha cobrado una importancia notable debido a los avances de la llamada industria digital.

Ajijic. Ribera del Lago de Chapala. A 23 de diciembre de 2024

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
%d