Fachos

Fotografía: eldestapeweb.com

El informe de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU –ACNUDH- sobre la represión en Chile es revelador porque denuncia graves violaciones a los derechos humanos. Frente a las varias demandas y derechos sociales, la respuesta del gobierno ha sido el uso de la fuerza física y verbal, la violencia física, verbal y psicológica. Todo un catálogo de agresiones desproporcionadas, desigual y sin límites contra la población, violando los carabineros y el ejército chileno las normas y estándares internacionales sobre el uso de la fuerza. Sobre las muertes se informa que de 26, cuatro fueron cometidos por “agentes del Estado”. Unos de ellos, un joven ecuatoriano de 26 años, a causa de una munición letal. Las lesiones en los ojos y en la cara de las 350 personas, son el resultado de una indiscriminada manera de utilizar las armas letales.

El informe encabezado por la expresidenta chilena, hija de un general torturado por la tiranía pinochetista y primera mujer en ser ministra de la Defensa, Michelle Bachelet, muestra la tortura y malos tratos de 133 casos por parte de  los carabineros; las formas de este “trabajo” fueron golpes con los puños, patadas, culatazos, con porra o arma de fuego; las personas atropelladas por autos y motocicletas por parte de las fuerzas de seguridad, también fue parte de la represión; asimismo, la “tortura psicológica, como amenazas de muerte, amenazas de desaparecer  a la persona, amenaza de violación, paliza de familiares y amigos frente a la persona y amenazas de agresión contra los familiares”; con respecto a la violencia sexual, 24 fueron los casos documentados, los cuales fueron “violación, amenazas de violación, tratamiento degradable (como ser forzado a desnudarse), comentarios homofóbicos o misóginos, golpes o actos que causan dolor en los genitales o manoseos”.

De esta forma, entre octubre y diciembre, son 28,210 los detenidos, de los cuales 1,615 están en prisión preventiva, como resultado de salir a las calles para protestar contra las medidas del gobierno. Hay que sumarle a esto los carros tanque de agua, el equipo de protección de los carabineros y de los soldados, quienes con balas de goma agredieron a muchos chilenos, incluyendo la muerte.

Debe llamar la atención internacional a esto porque la única forma no violenta de la gente para expresar, reclamar, protestar, son las calles y redes las sociales para visibilizarse frente a lo que el Estado no comunica, no comparte; lo oculta, lo archiva, desaparece. De la misma manera como algunas voces del stablishment occidental se apresuraron a reconocer la usurpación en Bolivia, así se esperaba una preocupación en Chile o Bolivia. No ocurrió como la campaña mediática contra Venezuela, donde la cuarta columna pedía la intervención extranjera vía “ayuda humanitaria”. Lo que sí ha ocurrido es que ni en Líbano ni en Francia ni en Chile, se oculta una forma de protesta contra medidas que afectan el bienestar social. Las movilizaciones sociales muestran, asimismo, la decadencia de un modelo económico desigual,  e injusto, donde la palabra que más se escucha es justicia.

Esta especie de “fascismo civil” llevado a cabo por las derechas, se caracteriza por algo que creíamos nunca más se haría presente: “informó haber sido detenido por una camioneta roja a las 5 am, le colocaron una capucha sobre su cabeza y lo llevaron a un edificio, donde habría sido interrogado, amenazado y torturado […] se le insertaron agujas debajo de las uñas y se le pidió dijera todo lo que sabía de las protestas”. Relato de Jacinto, 20 años.

“Fue detenida por Carabineros en Viña del Mar con su padre el 5 de noviembre. Al momento de la detención, su padre alertó a los Carabineros que ella tenía una discapacidad psicosocial. Ella reportó haber sido forzada a mostrar sus senos, haber sido acosada físicamente con un bastón y haber sido amenazada con ser desaparecida”. Relato de Carla, 16 años.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.