Migrantes

Miles de migrantes esperan salir de Tapachula. Foto: Benjamín Alfaro

El riesgo que lleva la migración es el aumento de la xenofobia, como ha ocurrido en otros países incluyendo a los europeos, donde el rechazo al “otro” ha sido evidente; como evidente es la derechización de sectores medios, sólo que más inclinada hacia la vertiente racista. Los números o testimonios narrados por las víctimas migrantes dan cuenta de ello a lo largo de un largo viaje, y, en ocasiones, mortal, como el reciente en suelo chiapaneco.

Una cloaca fue destapada, las miradas internacionales observan cómo es la realidad de los migrantes en México, en Chiapas, donde un accidente sólo confirma el vox populi de las largas cadenas de corrupción, de formatos establecidos y cómplices para abusar de los migrantes por parte de los encargados de “la seguridad”. Si en el mediterráneo africanos se ahogan, pese a que la marina italiana y la Organización del Tratado del Atlántico Norte, le dan el toque militarizado, si en la frontera polaca bielorrusa tropas han sido movilizadas justamente para cerrar las fronteras e impedir el paso de los migrantes, en Chiapas esta forma de violencia envuelta en el paquete del terror y miedo para jóvenes, niños y mujeres, en un trailero que huye, autoridades encargadas de conducir la tragedia acordona la zona entre llantos, gemidos y gritos, dejando que la rapiña se vuelva parte de una barbarie.

No sabemos aún cuando la ultraderecha en el país se hará cargo de la migración, políticamente útil en culturas con ese arraigo. Opiniones han alertado acerca de que el país pasó de ser “amigable” a hostil, frente a las caminatas de migrantes. Ya la antimigración usada como arma electoral en el discurso de Donald Trump obtuvo semillas nacionalistas donde “primero nosotros” es el discurso y la práctica. Desde que ese discurso prendió el fuego xenófobo, no visto ni oído desde la paranoia anticomunista y rebobinado con el terrorismo post 11 de septiembre 2001.

Una volcadura de un tráiler destapa redes conocidas y aceptadas. Tenemos que seguir esperando una renuncia voluntaria de algún funcionario responsable por ese  “dejar pasar dejar hacer” del traliler de la muerte que se hizo invisible en su paso por los retenes de los responsables de la seguridad fronteriza.

En la primera plana de su edición del viernes 10 el periódico Diario de Chiapas, no se leyó el accidente de los migrantes. La nota estaba en la contraportada, es decir hasta al final, como queriendo ocultarse de algo inocultable en una realidad virtual sin precedentes. En la primera plana se leyó la inauguración de una feria turística por parte del gobierno y otras notas más.

En las paradas eternas y oscuras, donde los pitazos  entre las escalas aduanales y retenes llegan antes que el aire; donde todos salen ganando y donde muchos guardan silencio, donde otros se harán de la vista gorda, el tema de fondo es terminar con esta forma de explotación y violencia contra personas. Si no, el negocio para algunos seguirá.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: