Alentar la crítica incómoda

La relación entre los políticos y los periodistas profesionales, siempre ha sido incómoda. Los primeros tienen afanes siempre de controlar la pluma y los segundos de sacudirse el control y a los censores oficiales.

Hay políticos, pocos, muy pocos, que toleran la crítica e incluso la alientan. Son los que han tenido una larga trayectoria en la vida pública y no les incomoda que a veces se ventilen sus metidas de pata y sus desaciertos. Lo toman con tranquilidad y como el pago mínimo que deben sufrir como funcionarios.

Los políticos jóvenes, los que han hecho una carrera meteórica, son menos susceptibles a la crítica; es más, persiguen con fiereza y exabruptos a los periodistas.

En el gobierno del general Absalón Castellanos se intentó controlar a los medios locales. Juan Balboa rompió el cerco y publicó en Proceso un reportaje que se hizo célebre: “Las transas de mi general”.

En tiempos más remotos, también de administraciones de generales, coroneles y gobiernos emergidos de la revolución, el control siempre conllevó amarguras.

Las estocadas vinieron en forma de papeles mimeografiados que se repartían de forma anónima. Y eran toda una celebración.

Hoy, con el internet, las críticas se potencializan, y nada cuesta apachurrar un botón para soltar miles de palabras que descalifiquen, destrocen y hasta insulten a los gobiernos.

Por eso, una responsabilidad del Gobierno es alentar la crítica responsable y el ejercicio profesional del periodismo, aunque a veces resulte incómodo.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.