Magia y pasión en la fotografía nocturna: Juan Carlos Martínez

Fotos / Juan Carlos Martínez

“Con la cámara sientes que el tiempo se detiene, sobre todo cuando son fotografías nocturnas, el tiempo de exposición es prolongado, el sensor de mi caja mágica convierte cada fotón capturado en una pintura digital”.

San Cristóbal de Las Casas. La fotografía es un mundo mágico que cautiva y apasiona por todo lo que lleva inmerso, así le sucedió a Juan Carlos Martínez, fotógrafo originario de San Cristóbal de Las Casas, apasionado de la fotografía nocturna, “la sensación de luz y del color es más bonita en la noche, por eso mi pasión por la fotografía nocturna”, con ella busca plasmar la atmósfera de las luces nocturnas y retratar las calles, los edificios y los lugares emblemáticos de esta ciudad colonial.

Desde pequeño sintió atracción por las artes visuales, ha realizado diversos trabajos con su lente tanto en el fotoperiodismo como en el ámbito académico, actualmente es integrante del colectivo Intrínsecos, donde hace fotografía nocturna, “con la cámara sientes que el tiempo se detiene, sobre todo cuando son fotografías nocturnas, el tiempo de exposición es prolongado, el sensor de mi caja mágica convierte cada fotón capturado en una pintura digital, […] en cualquier espacio puede haber algo especial que puede ser retratado, si me gusta lo fotografío”.

Dentro de sus aprendizajes en el mundo de la lente puntualizó, “Me emociona escuchar el sonido del obturador y congelar el momento, la cámara me ha ayudado a mirar, a ser más observador y contemplar cada detalle a la par del tiempo y espacio de donde me encuentre”.

Fotos / Juan Carlos Martínez

Su incursión en la fotografía

Juan Carlos nació en 1993; su primera participación en las artes visuales fue a través del dibujo, aprendió a dibujar imitando las imágenes que miraba. A los 15 años incursionó en el arte urbano, en el cual destacó.

Posteriormente, en el bachillerato, empezó a pintar en óleo y sobresalió entre sus compañeros por su talento innato para dibujar y pintar enfocándose en paisajes naturales. A los 18 años, por azares del destino, comenzó la carrera de Comunicación Intercultural en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH).

En segundo semestre de la licenciatura descubrió el mundo de la fotografía digital, éste le apasionó, “la magia que encerraba la caja oscura, todo lo que contenía una instantánea”. A partir de este acercamiento tuvo tal interés por aprender que se volvió autodidacta, “empecé a buscar información en internet”, así conoció y se impresionó con las fotografías de Brassaï, fotógrafo húngaro, fue su inspiración en la universidad, “me fascinó cómo plasmaba la atmosfera nocturna de París…la soledad y la tranquilidad de las noches; eran espacios y ambientes diferentes, no retrataba la Torre Eiffel, ni los cafés como comúnmente lo harían otros fotógrafos”.

Fotos / Juan Carlos Martínez

Su formación fotográfica y  participación en el fotoperiodismo

Juan Carlos Martínez se definió como un apasionado artista, involucrado e interesado en los procesos sociales de San Cristóbal de Las Casas.

Tomó su primer curso de fotografía en línea correspondiente al proyecto Un año de fotografía de José Benito Ruiz, para el artista visual este aprendizaje resultó “muy significativo, prácticamente descubrí el universo complejo de la fotografía y a partir de ahí comencé a interesarme en la fotografía nocturna, el fotoperiodismo y la etnofotografía”.

Las prácticas académicas lo llevaron, junto con sus compañeros, a un paraje del municipio de Huixtán para documentar un ritual tradicional: “el rezador nos invitó, nos percibió interesados en el tema y con una actitud de accesibilidad y comprensión, porque éramos estudiantes, nos abrió las puertas y compartió su trabajo. Pude conocer con mis propios ojos, y a través de la cámara, la cultura propia de los mayas actuales. Me motivó la curiosidad, no por la cuestión folklórica sino para retratar cómo el Otro tiene una cosmovisión en la que para pedir salud se recurre a la madre tierra y a Dios”, mencionó.

Juan Carlos compartió una de sus anécdotas inolvidables: “en el segundo desalojo de las personas que invadieron un terreno ubicado en el barrio de La Quinta me metí a tomar fotos…sentí en mi cuerpo la adrenalina y el suspenso, ese lugar era un caos…gente corriendo, policías por todos lados. Tenía las manos temblorosas pero mi escudo era la cámara; esa vez empecé a aprender cómo es la movida…fue la primera vez que documenté un hecho periodístico”.

El 21 de diciembre de 2012 representa una fecha significativa para el artista, expresó “fue la marcha del silencio y el resurgimiento de las actividades zapatistas…tenía apenas dos meses practicando con la cámara y entre las gotas de lluvia empecé a fotografiar”.

Fotos / Juan Carlos Martínez

Durante el 2013 las marchas del movimiento magisterial constituyeron su temática prioritaria, desde donde apuntó  la importancia de documentar los sucesos, “es fundamental tener un registro de los movimientos sociales y la magnitud con la que suceden…la gente no se entera de lo que ocurre en el estado y a través de la imagen puedes difundir este tipo de sucesos. La imagen representa a los hechos gráficamente, es una mirada de la sociedad contemporánea”.

Posteriormente, fotografió las marchas y los eventos convocados en San Cristóbal de Las Casas por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Desde 2015 colabora con sus fotos en el semanario Mirada sur. En ese mismo año participó en el colectivo Sonrisas callejeras, tomando fotografías en los hospitales, los orfanatos y los suburbios de San Cristóbal de Las Casas.

Fotos / Juan Carlos Martínez

Sus trabajos publicados y exposiciones

Juan Carlos ha participado en proyectos del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS-Sureste) y ACAS. A.C. dirigidos por Graciela Freyermuth, investigadora del CIESAS-Sureste. Sus fotografías han sido incorporadas en libros académicos y de divulgación como en 25 años de buenas prácticas para disminuir la mortalidad materna en México.

Asimismo, sus series fotográficas incluyen a mujeres de Chiapas, zapatistas y los plataneros de la región del Soconusco de Chiapas. La mayoría de las fotos del autor están en blanco y negro, con relación a esto comentó “el color suele ser un distractor, con el blanco y negro puedes transmitir y sintetizar el hecho que sucede a un par de metros de ti, captas las sensaciones de tus protagonistas”.

Dentro de sus otras facetas, el artista visual destaca en la dirección fotográfica en videos clips de cantantes locales de rap y le gusta hacer colaboraciones y aportaciones a través del lenguaje visual por medio de su cámara fotográfica con sus amistades.

Fotos / Juan Carlos Martínez

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.