Roma: ¡Huele a Oaxaca!

Carlos E. L. Natarén

Roma es una proeza. Su director, Alfonso Cuarón, ha logrado su mejor película a la fecha al explorar en lo más profundo de sus recuerdos como niño.

Al haber vivido en el icónico barrio como parte de una familia de clase media alta — y observar, la relación entre las trabajadoras domésticas y su familia— el director no sólo logra un retrato fiel de la Colonia Roma de la Ciudad de México sino que además filma una carta de amor a las mujeres que lo criaron, fuertes y solidarias.

El director hace uso de sus recuerdos para recrear un retrato emocional y vívido de las contiendas y las jerarquías sociales en un ambiente doméstico, justo en el torbellino político que fue el año 1971 para México.

Para lograr esto, Cuarón también echó mano de los recuerdos de su nana y trabajadora doméstica que retrata en la película, Liboria Rodríguez, y con quién tiene hasta la fecha una relación estrecha y profunda, mucho más allá de la relación de subordinación laboral.

Roma nos permite desde la mirada de Cleo, la protagonista, observar la vida en este barrio a principio de los años setenta.

Los temas que explora son muchos, tantos que la película se vuelve un vaivén de olas, como el agua que limpia las baldosas del corredor de esa casa vieja y  que resonarán con la audiencia de muchas maneras: amor, esperanza, abandono, vientos de cambio, coraje y catarsis.

Cleo, habla quedito, cuando lo hace parece que en su lengua Mixteca estuviera cantando y recibe órdenes todo el tiempo, a veces, es invisible, su hablar es pausado y corto y su manera de expresar su dolor es a ratos nula, esto resuena, porque esa es la vida y condición de las cientos de miles de trabajadoras domésticas mexicanas en su mayoría de origen indígena, trabajadoras casi invisibles y a las que todavía el país tiene que reconocer la gran aportación que han hecho, con su labor, a la vida de los mexicanos a lo largo de décadas.

Cuarón además de dirigir esta película fungió como director de la fotografía en blanco y negro que a ratos parece ser un mero pretexto para quitarnos el aliento con los paisajes que presenta y que es ideal para recrear a la Ciudad de México del recuerdo, vibrante y tirana, donde se comenzaban a gestar grandes vientos de cambio político a partir del final de la década de los sesentas y que desembocarían en 1971, cambios que resuenan con nuestra actual situación política y que al igual que en la película, nos presentan un país que de nuevo parece tener el destino en sus manos y se presenta a él con mucha incertidumbre pero también con mucha esperanza.

Es imposible no dejar escapar las lágrimas, al sentir y entender la angustia de los reprimidos en la matanza del jueves de corpus en 1971 aun cuando la protagonista estaba viviendo su propia tormenta.

Yalitza Aparicio es la encargada de dar vida a Cleo, la protagonista de la historia de Roma, y en su primer papel como actriz, y es quien sostiene la película, aparte de la gran actuación del reparto, entre ellos Mariana de Tavira, pero su actuación dará para más, de origen indígena, desató el racismo latente de nuestro país, pero también ha sacudido conciencias, porque la actriz y también profesora normalista tiene dignidad, agudeza y una belleza incomparables, toda Europa y Norteamérica están a sus pies y me parece será una clara contendiente al Oscar por mejor actriz.

Una película que de la mano de Cleo transmite dignidad, compasión y amor por la tierra, que va a cambiar la manera en que los privilegiados vemos y nos relacionamos con los desamparados y que probablemente enriquecerá la vida de muchos. Roma es tan rica y perfecta en tantos niveles  y en todas las medidas posibles del cine que necesitará más de una vista. Es imperdible.

Debuta el día 14 de diciembre en la plataforma Netflix y ha estado en algunas 40 carteleras en el país a partir del 21 de noviembre para los afortunados que la podrán ver en una pantalla de cine.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.