La clave está en llamar la atención de las y los jóvenes, Candilejas Restaurant

Oswalt Vásquez Marina, propietario junto con Patricia Díaz Pimentel de Candilejas Restaurant.

Tercera parte

Oswalt Vásquez Marina y Patricia Díaz Pimentel tenían un sueño, establecer un lugar independiente libre de modas y partidismo. Hace tres años esta idea se concreta para llamarse “Candilejas Restaurant”

Ubicada en la calle 6ª Pte. Y 2a Norte  de la capital de Chiapas, Candilejas Restaurant mantiene un ambiente cultural extenso; libros baratos y en montones, discos e inclusive casets de música, aparadores llenos de películas, un aroma diverso y delicioso que se desprende desde la cocina; artículos como playeras o pinturas de artistas locales.

Vásquez Marina afirma que con menos de 100 pesos puedes disfrutar de una buena comida, tomar café, ver una película y adquirir cualquier libro.

Candilejas Restaurant.

Dicho lugar, abre sus puertas de lunes a sábado de 9 a 22 horas.

Debido a su espacio y diversidad, en poco tiempo  Candilejas se ha convertido en un sitio alternativo de gran oportunidad para la comunidad artística y cultural, debido a su apertura a diferentes temas:

“De manera independiente hemos mantenido eventos cada fin de semana como conciertos de rock, música zoque, presentaciones de libros, obras de teatro, pláticas con masones o acercamiento con árabes que se están introduciendo en Chiapas. Somos muy abiertos a las diferentes formas de expresión”, afirma Vásquez Marina.

Los propietarios aseveran que uno de los propósitos del lugar, es incentivar a los artistas conocidos, pero sobre todo, los no conocidos para exponer su talento.

Candilejas mantiene más de 800 ejemplares de libros entre 10 hasta 150 pesos. Además de contar con otras alternativas, como la recepción de donaciones o entregas bajo consignas, intercambio de libros entre la persona y el lugar. Al respecto, menciona que “es una gratificación que alguien al adquirir un libro viejo y barato, se emocione, porque sé que lo va apreciar y cuidar”.

Ante el avance de las tecnologías en la literatura, Vásquez Marina describe a la lectura virtual como pasajera, sin que se le dé el aprecio debido a lo que significan los libros. Agrega “cuando he leído un libro y a veces volver a encontrártelo te hace recordar la portada, la textura de la hoja, anécdotas y sensaciones (…) es una experiencia que completa la lectura”.

Al ser cuestionado sobre la situación de la Librería del Fondo de Cultura Económica “José Emilio Pacheco”, afirma que es un hecho “lamentable” su posible cierre, ya que para Vásquez Molina no era una tienda donde entras, compras y te veas, describe “es un lugar que fomenta la cultura. Está haciendo cosas alternativas. Hoy necesitamos algo más, nuestro capital está muy abajo, nuestro objetivo en común debe ser culturalizar más a la gente.  No basta con poner libros, hay que hacer algo para llamar la atención sobre todo de los jóvenes, ya ahí se concentra el cambio social a muchos de los problemas del país”.

Oswalt Vásquez Marina, propietario junto con Patricia Díaz Pimentel de Candilejas Restaurant.

 

El paralibros “Eraclio Zepeda”, la librería “El Rosario” o Candilejas Restaurant son algunos ejemplos de sitios poco conocidos que han acercado desde hace años e inclusive décadas a tuxtlecos y tuxtlecas amantes de los libros.

Ante la incertidumbre de la continuación de las actividades de la Librería del Fondo de Cultura Económica “José Emilio Pacheco”, quedan lugares alternativos de lectura.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.