En Tzimol, la laja se ha convertido más que en solo piedra

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las minas de laja se han convertido en una de las actividades económicas referentes del municipio de Tzimol, en especial del ejido de Ochusjob, lugar en donde se ubican las minas de donde es extraída la piedra que es comercializada no solo en municipios de Chiapas, sino de otros estados de la república como Michoacán, Sonora, Veracruz, Puebla, Querétaro, Oaxaca y Estado de México.

Desde las 6 de la mañana, en las minas de Ochusjob, es posible escuchar golpes de marro, cinceles, sonidos de palas, esmeriles y cortadoras de piedra, señal de que se dé que los trabajadores de las minas extraen metros y metros cuadrados de piedra las cuales son llevadas a distintos municipios del estado como Las Rosas, Tapachula, Ocosingo, Socoltengo, Venustiano Carranza, San Cristóbal de las Casas, Comitán, Tuxtla Gutiérrez, Arriaga, y Chiapa de Corzo.

Ochusjob es un ejido que se ubica a escasos 3 kilómetros de la cabecera municipal de Tzimol, ahí se encuentran decenas de excavaciones que comenzaron hace alrededor de 12 años, de acuerdo a los trabajadores del lugar señalan que la extracción de piedra comenzó por inquietud y curiosidad al darse cuenta que al excavar, se encontraban piedras planas que podían sacarse en capas, y que con leves cortes y lijaduras era posible darle diferentes formas para llamar la atención.

Con el tiempo los trabajadores de las minas comenzaron a comercializar las piedras de laja, al principio vendían su producto por viaje o por bulto, luego se fijaron en la buena aceptación  que las piedras  habían  tenido, ya que los pedidos eran cada vez más frecuentes, y los clientes comenzaban a llegar no solo de los municipios cercanos a Comitán y Tzimol, sino también  de otras regiones del estado.

Durante los primeros años de extracción las piedras eran vendidas en apenas 10 o 15 pesos por metro cuadrado, posteriormente conforme la demanda se incrementó los precios se elevaron hasta los 50 o 65 pesos por metro cuadrado, posteriormente los precios descendieron hasta rondar entre los 30 y 35 pesos por metro hoy en día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La popularidad de dichas piedras, ha trascendido a nivel nacional, de acuerdo a los trabajadores señalan que han enviado grandes cargamentos a los estados de Puebla, Nuevo León, Tabasco, Jalisco y entre otros, ante ello, los trabajadores comenzaron a vender dichas piedras en diferentes presentaciones, como reglas, planchas, y en forma de ladrillos, para obtener mejores ganancias y no solo depender de las ventas por metro  cuadrado de las piedras y de esta forma hacer la venta más redituable.

Al principio se vendía solo las piedras, por viaje por montón, después tuvimos que ingeniarnos para poder darle forma a las piedras y hacerlas más llamativas para así atraer a más clientes, así comenzamos haciendo círculos, rectángulos con herramienta muy básica”, indicó Rigoberto Ortega, trabajador de las minas.

En cada mina trabajan de 6 a 8 personas durante jornadas de 8 a 10 horas, cada uno con actividades específicas, algunos se dedican a la extracción de la piedra, otros a la elaboración de piezas detalladas y mientras el resto hace labores de acarreo del área de extracción al área de procesamiento, las minas tienen una profundidad de hasta 15 metros, sobre las paredes de las minas es posible apreciar cómo se separan las placas una de otra, cada una con un grosor de alrededor 30 centímetros.

La piedra de laja es usada principalmente para detallar fachadas de casas, en ranchos y haciendas las cuales obtienen un estilo colonial, además de ser pegadas sobre bardas y paredes también se pueden construir pisos con dicho material, ahora con la ayuda de herramientas como cortadoras eléctricas y pulidoras los trabajadores elaboran bases de mesas, lavabos, ladrillos, bases para bancas entre otros adornos principalmente para el hogar.

Con el tiempo hemos aprendido a elaborar cada vez más cosas, ya no solo vender las piedras ahora vendemos, pequeñas piezas como ladrillos, arcos, lavamanos y bancas, se procura innovar para no estancarnos con un mismo producto, y así continuar vendiendo, ,mencionó Alexis Gutiérrez trabajador de las minas.

Durante el sexenio de Manuel Velasco Coello (2012-2018) en la remodelación de los principales bulevares de Tuxtla Gutiérrez, se utilizaron piedras de Ochusjob para forrar los camellones y las jardineras, durante esos años, en el ejido el precio de la laja se disparó hasta los 70 pesos por metro cuadrado, y para adquirirla se necesitaba encargarla con anticipación, debido a que todo lo que se extraía de las minas eran compradas por el estado.

Los yacimientos de laja son pozos en forma de alberca que alcanzan hasta 15 metros de profundidad, en época de lluvias es posible apreciar como algunas pueden llegar a llenarse de agua.

Transformación y aprovechamiento de la laja en Tzimol.
Por Daladiel Jiménez.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: