Fonatur presentó manifiesto de impacto ambiental y lo hará público este 18 de junio

Todos los estados consultados mostraron su conformidad con participar en este proceso. Cortesía: Tren Maya.

*Ante diferentes amparos, contradicciones y con 40 mil millones de pesos comprometidos en la obra, el Tren Maya se realizará y publicará el manifiesto de impacto ambiental.


El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) afirmó haber presentado el Manifiesto de Impacto Ambiental (MAI) de los tres primeros tramos del megaproyecto Tren Maya y asegura lo hará público este 18 de junio.

En un comunicado, mencionaron que los consorcios ganadores de las licitaciones de cada tramo serán los responsables de llevar a cabo las medidas de mitigación, compensación y reparación que defina la MIA.

FONATUR comentó que las empresas que ganaron las licitaciones han iniciado trabajos y estudios a detalle para elaborar el Proyecto Ejecutivo y realizar acciones de mantenimiento y rehabilitación de la vía férrea.

La institución mencionó que a partir de este jueves (18 de junio) se tiene disponible una síntesis del proyecto Tren Maya en idiomas como el ch’ol, tzeltal, tsotsil y español, en el sitio https://www.trenmaya.gob.mx/ambiental/.

Al entrar a dicho sitio, por el momento se cuenta con idioma español, en la que describe 6 vertientes del proyecto: económico, social, ambiental, cultural, proyecto técnico y aliados.

 

74 mil empleos para Palenque Escárcega

En lo económico, argumentan que el Tren Maya conectará las antiguas ciudades mayas con las modernas metrópolis. Dando así oportunidad a los visitantes de conocer más tesoros de la Península.

En específico, el tramo 1 del proyecto que comprende 228 kilómetros de Palenque, Chiapa a Escárcega, Campeche, se espera genere 74 mil 100 empleos; 57 mil directos y 17 mil 100 indirectos.

Al respecto, Giovanna Gasparello, doctora en Ciencias Antropológicas, realizó una investigación que aún está en curso, identifica los posibles impactos sociales del megaproyecto Tren Maya en tres regiones indígenas el Norte de Chiapas, el oriente de Bacalar en Quintana Roo y la selva maya en Calakmul, Campeche.

Gasparello enfoca la investigación en procesos sociales, culturales y económicos que interesan al municipio de Palenque y al espacio regional en el que se incluye.

Por ello, cerca del 40% del territorio de la región se considera área natural, en su mayoría selva húmeda primaria y secundaria; abundan los cuerpos de agua superficiales, resultado de inundaciones temporales del Río Usumacinta, creando ecosistemas particulares y delicados.

Además, dos de ellos están protegidos como Zonas de Conservación Ecológica y bajo la categoría RAMSAR: el “Sistema Lagunar Catazajá” y los “Humedales La Libertad”. El Parque Nacional de Palenque, se ubica en correspondencia de la zona arqueológica; el Área de Protección de Flora y Fauna de las Cascadas de Agua Azul abarca 2 580 hectáreas del municipio de Tumbalá.

La mayoría de la población económica activa se ocupa de actividades primarias, cada vez adquieren mayor importancia las actividades terciarias realizadas en la ciudad de Palenque. Entre las actividades primarias, destacan la ganadería dedicada a la producción de leche y de carne bovina, Chiapas es el tercer productor a nivel nacional, comparte la autora.

La autora menciona que, el análisis que realizó evidenció la continuidad del proyecto Tren Maya en la región con el proyecto del Centro Integralmente Planeado Palenque-Agua Azul (CIPP), dirigido por FONATUR, este proyecto turístico incluye la construcción de un complejo sistema regional de infraestructura de conectividad y para hospedaje con el objetivo de desarrollar la actividad turística en la región y explotar la economía ligada al sector.

El proyecto Tren Maya propone la reactivación del CIPP, aunque no se haya ha mencionado aún de forma explícita expresó la doctora. El decreto que autoriza la construcción del eje carretero San Cristóbal-Palenque hace patente la conexión con el proyecto ferroviario.

Por último, Gasparello menciona que, Chiapas muestra conflictos y violencia en la implementación de todo megaproyecto que no responda a las necesidades, materiales y culturales de la población local.

 

Información

Proceso de Consulta Indígena y Jornada de Ejercicio Participativo Ciudadano sobre el “Proyecto de Desarrollo Tren Maya” en Palenque, Chiapas.
Foto. Wilber Alfonso Cruz Alvaro

En la parte social, la dependencia menciona que han construido el proyecto bajo escucha y con la incorporación de las necesidades de la gente, sus propuestas y sugerencias, inquietudes y preocupaciones.

Esto último fue pedido por comunidades ch´oles de Palenque, Ocosingo y Salto de Agua exigieron al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR) les aclaren dudas respecto al proyecto Tren Maya, esto como una medida respaldada por la jueza Lucía Anaya Ruiz Esparza.

Las comunidades externaron que ante la ambigüedad que comenta FONATUR, la jueza abunda que la omisión por parte de la institución al no exponer con claridad en qué consisten esas acciones de conservación y mantenimiento y cómo se ejecutan, menos aún cómo es que con el actual fenómeno de salud COVID-19, se ha modificado la realización de esos trabajos, a fin de minimizar el riesgo de que los trabajadores y los pobladores de las comunidades.

Además, argumentó tener un diálogo permanente con las comunidades en la que se enlistó las consultas a pueblos indígenas.

Sobre esto último, indígenas de 24 estados de México, integrantes del Congreso Nacional Indígena (CNI) y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), acusaron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador de suplantar su voluntad a través de “consultas engañosas”, para “imponer por la fuerza el mal llamado Tren Maya, que entrega los territorios indígenas al gran capital industrial y turístico”.

Cabe recordar, La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) se pronunció acerca del proceso de consulta indígena sobre el “Proyecto de desarrollo Tren Maya”, realizado del 15 de noviembre al 15 de diciembre de 2019, el cual hasta el momento dijo que no cumplido con todos los estándares internacionales en la materia, señala el organismo en un comunicado.

Chiapas, fue la primera entidad en la cual se realizó un foro informativo y consultivo desde el municipio de Palenque y sus comunidades San Felipe Filadelfia, Chacamax, Miguel Hidalgo Lacandón, San Agustín La Placa, donde se vio una baja participación y aprobación para el proyecto.

Asimismo, la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA Modalidad Regional se encontrará a disposición de los interesados en su versión pública en las oficinas estatales de la Semarnat de los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche y Yucatán, al igual que en sus oficinas centrales de la Ciudad de México, conforme a lo dispuesto por la LGEEPA y su Reglamento en Materia de Evaluación del Impacto Ambiental.

A su vez, Andrés Manuel López Obrador, mencionaba que entre noviembre y diciembre de 2019, se llevó a cabo el proceso de consulta indígena en los 5 estados por donde pasará la ruta del Tren Maya, en la cual se llevaron a cabo 30 asambleas (15 informativas y 15 consultivas) y participaron 10,305 personas pertenecientes a 1,078 localidades indígenas de los 112 municipios de influencia social del tren, los cuales fueron agrupados en 15 micro regiones indígenas, acorde a criterios metodológicos del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

A todo esto, FONATUR en el eje ambiental presentado en el sitio colocó siete conceptos.

  • Recuperación del ecosistema: El tren es el modelo de transporte más eficiente y menos contaminante. Busca generar un nuevo modelo de desarrollo territorial que conserva y aprovecha de manera sustentable los servicios ecosistémicos del sureste.
  • Beneficios ambientales: restaurar la conectividad biológica de áreas naturales para cuidar a los animales y la vegetación, favorecer la conservación de los ecosistemas y los servicios ambientales, rehabilitar los ecosistemas degradados, en especial en las Áreas Naturales Protegidas, reducir la tala ilegal e implementar acciones que promuevan un uso responsable del suelo, fomentar la producción agrícola y ganadera amigable con el ambiente para garantizar un mercado sustentable y sostenible, generar una economía basada en el aprovechamiento responsable de recursos naturales impulsar actividades económicas que hagan un uso menos intensivo del suelo y de los recursos naturales.
  • Estrategias: La planeación ambiental del Tren Maya está integrada por 5 estrategias específicas que dan respuesta a las inquietudes que la sociedad ha expresado a través de mecanismos de participación en el territorio.
  • Comunidades sustentables: Gestionarán el crecimiento urbano y comercial bajo estándares de densificación que favorecen comunidades compactas, conectadas y limpias
  • Ordenamiento territorial: Se construirán estaciones y paraderos alrededor de las cuales se reordenará el crecimiento urbano y comercial a través de Comunidades Sustentables.
  • Pasos de fauna: El Tren Maya será el proyecto de infraestructura en México que utilice más pasos de fauna.
  • Estudios ambientales: El Tren Maya, dentro de su planeación ambiental dio inicio a este proceso, como parte de la estrategia de gestión de cumplimiento de la legislación ambiental mexicana, incluidos los instrumentos de ordenación territorial –ecológica y urbana- en los tres niveles de gobierno.

Pie de Página, informaba el 3 de diciembre de 2019, sobre un diagnóstico: impacto en ríos subterráneos, cenotes, selvas, humedales, manglares, palmares y arrecifes de 8 áreas naturales protegidas.  Es el resultado de la investigación de un grupo multidisciplinario sobre los efectos del Tren Maya, en el marco de la consulta que se llevará a cabo en cinco estados: Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Chiapas.

De acuerdo con cuatro instancias de gobierno, Fonatur, INPI, Segob [1] y Presidencia, el proyecto contempla una ruta de 1,460 km, con 18 estaciones. Con ello, servicios de transporte para pasajeros locales, turistas y carga. Estiman una inversión120 mil millones de pesos para la construcción del tren. Trazan su viabilidad en 4 ejes, medio ambiente, ordenamiento territorial, desarrollo económico y patrimonio cultural.

Tanto Fonatur (oficina encargada del proyecto) como el INPI aseguran que en medioambiente, buscarán proteger los recursos hídricos y acuíferos, en particular cenotes y ríos subterráneos y respetar las reservas ambientales aunque no detallan cómo. Proyectan 18 “polos de desarrollo”, entre ellos Calakmul en el corazón de la reserva.

Al regresar a lo dicho este 17 de junio, el Tren Maya tendrá dos fases de construcción. La primera contempla únicamente las obras sobre derechos de vía ya existentes; la segunda etapa, contempla obras que por mejoramiento del trazo ocupan predios con vegetación y sin derecho de vía.

“Las obras del Tren Maya que se llevan a cabo actualmente pertenecen a la primera fase, en la que los tramos de vía ya existen y hay operación ferroviaria. Por esta razón, la Semarnat otorgó una exención a la Manifestación de Impacto Ambiental, MIA, en los tramos que corresponden a lugares con derecho de vía existente. Es decir, el Tren Maya no tiene la obligación de solicitar una autorización ambiental, toda vez que no se trata de una obra nueva, sino de rehabilitación y mantenimiento para mejorar la seguridad operativa” recalcó la instancia.

 

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: