Desplazados de Carranza ante la sombra del cacique

 

Desplazados de Carranza peregrinan sin reencontrar su hogar. Foto: Chiapas PARALELO

Desplazados de Carranza peregrinan sin reencontrar su hogar. Foto: Chiapas PARALELO

 

Con los  desplazados de Venustiano Carranza, desvalidos,  ambulantes y airados, girando en  círculos de protestas,  va también el estigma de Carmen Orantes.

Desde la tumba parece que El Tío Carmen,  fallecido a los 97 años, siembra aún el miedo con su nombre  y su pasado caciquil, en aquel municipio emblemático  de lucha campesina y  conflictos agrarios incesantes.

Los rostros curtidos de estos hombres y mujeres indígenas y mestizos asoleados y  atropellados en sus derechos humanos,  trazan  interrogantes : ¿Cuántos   muertos más para recuperar la legalidad y la civilidad en Carranza?

Los más de 500 integrantes de las  121 familias desterradas por la violencia y la muerte del 5 de mayo y el 18 de junio pasados,  recorren el mismo itinerario  de agravios que  caminaron sus abuelos y sus padres, y que se agudizaron   a partir  de 1965, cuando una resolución presidencial les restituyó sus tierras comunales de manos de  El Viejo Carmen.

Ahí   empezaron las batallas por la tierra con el reguero de sangre de 45 campesinos asesinados, desde aquellos días a la fecha.

El  paradójico exilio en tierra propia los conserva  relativamente bien. Habitantes  de esta ciudad   que los digiere  pero no los acepta, que persisten en su demanda de  justicia por  los  homicidios, indemnización por daños  y retorno digno y garantizado.

Esta semana denunciaron el robo de 60 cabezas de ganado  y la morosidad en el proceso de  reubicación.

Acusaron también que  el gobierno estatal  de pretender desalojarlos del albergue de la Feria Chiapas,  para que ocupen de inmediato  el predio de 176 hectáreas,  adquirido a unos kilómetros de la cabecera municipal de Venustiano Carranza.

Los desplazados argumentan que no volverán porque no concluye la construcción  39  de 121 galeras que ocuparán provisionalmente, en tanto se edifican las viviendas definitivas.

En la agresión del 5 de mayo  que los echó del terruño, les mataron a Sebastián Martínez Gómez, de 45 años y,  de  18, Jorge Luis Gómez Gómez, les  quemaron 48 casas y  destruyeron 22 vehículos.

El segundo ataque del 18 de junio incineró 20 casas más, dañó un vehículo y  200 reses fueron  robadas y sacrificadas.

“Porque nada tenemos, lo haremos todo”, asienten  con la mirada.

Bajo la sombra del cacique: Foto: Chiapas PARALELO

Bajo la sombra del cacique: Foto: Chiapas PARALELO

Están  endurecidos por la adversidad, pero el miedo los carcome como a sus mayores, cuando  recuerdan a los extintos Carmen Orantes y Augusto Castellanos, considerados los caciques históricos  principales de San Bartolomé de los Llanos de antaño.

Al patriarca de “La Orantada” en aquella región del Centro chiapaneco, su recuerdo es invocación de carne y hueso.

Como si lo  viéramos cabalgando  en los caminos  polvorientos de cañaverales,  según contaban nuestros padres y abuelos, refiere don Saturnino.

Relatos desperdigados entre  el velo de la realidad y el mito del  “Tigre del Sureste”, político del viejo PRI, terrateniente y  hasta usurero.

“Montado en su cuaco de raza, recorriendo sus ranchos y sus campos de cultivo, aquella tierra tan inmensa le perteneció toda; tan extensa, que el ojo no daba para ver los confines”

“El Viejo Carmen con sus capataces y sus pistoleros, intimidando y amenazando a quien se oponía a sus órdenes y deseos”

“Aquel caserón de adobes, donde se dice, chicoteaban a  indios rebeldes,  donde las muchachas casaderas o en nupcias cumplían la ley de la pernada, en aquella época de señores de horca y cuchillo”.

Carmen Orantes  que llegó con su familia en 1920 a la región, junto otros ladinos,   por  tierras ganaderas, se apoderó “ de la vida del pueblo”, está más vivo que nunca, a través de su hijo el diputado local priista Jesús Alejo Orantes Ruíz,  afirman los desplazados.

Acusan a este ranchero ventrudo, bravucón y montaraz,   cuyas intervenciones en tribuna, lo  evidencian en su esencia campirana  y barbarie política, de financiar a grupos armados,  “paramilitares”, al lado de La Casa del Pueblo.

De botas, sombrero, pañuelo al cuello, Jesús Alejo, que acude a las sesiones legislativas  rodeado de escoltas,  posee  su propia leyenda, revestida de fincas,  casi feudos,  en Venustiano Carranza, de perfiles de incansable conquistador de jovencitas, de represor y cacique protector.

Contra él luchamos, afirma Natividad, como en otros tiempos lo hicieron nuestros padres contra  su padre Carmen Orantes.

Como  también  lo hacen contra la estulticia, la inmadurez y la falta de oficio de políticos improvisados en el caso; ignoran la historia del conflicto y no poseen autoridad moral entre  sus protagonistas.

Fernando Castellanos Cal  y Mayor, presidente del Congreso estatal, intervino  después del 5 de mayo, sin resultados.

El muchacho no sabe el tema, y le corre también sangre de cacique, aseguran los desplazados.

Enfrentan por igual la intrepidez e impericia política del secretario general de Gobierno, Eduardo Ramírez Aguilar, a quien acusan de obligarlos al retorno sin  haber concluido las galeras.

Faltan las casas de láminas, que no son nada ante el cerco  de odio, violencia detenida e impunidad que merodea incansable desde hace décadas, alimentada por el influyo caciquil, la molicie, la omisión y la negligencia gubernamental.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Para ellos, como que se haya hecho una ley para matarnos entre nosotros: desplazados de Carranza | Chiapasparalelo - 14 abril, 2015

    […] abuelos pueden contar que de jóvenes fueron peones acasillados al servicio de los caciques de la zona, concentrados en solo dos familias: los Orantes y los Ruiz. Luego vino la lucha por su liberación, […]

  2. Desplazamiento forzado en Chiapas, bajo la complicidad gubernamental | Chiapasparalelo - 30 septiembre, 2014

    […] de Chenalhó (quienes este viernes intentarán regresar a sus campos para cosechar su café); los desplazados de Venustiano Carranza (arrancados de sus hogares por el gobierno de Chiapas, y luego reasentados y abandonados en […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.