JULION, un nuevo movimiento social

Casa de citas/ 253

JULION, un nuevo movimiento social

Héctor Cortés Mandujano

 

 El México profundo es un castigo para la mayoría de los mexicanos

y un vicio para los extranjeros, para esos nostálgicos de los orígenes

que traen en la mochila una conciencia autoculpable

Leonardo da Jandra,

en Bajo un sol herido

 

La familia de mi mujer, en Yajalón, preguntó si iríamos a pasar con ellos algunos días. Yo dije que sí, si no tapaban el camino los maestros o los campesinos o los indígenas o los inconformes con las elecciones. Que parecía que no, que todo estaba tranquilo, nos dijeron.

De ida, cerca de Chilón, cinco enmachetados ocupan la carretera con grandes troncos. Que están limpiando las orillas, dicen. Que no podemos pasar si no les pagamos 20 pesos. Lupita, una amiga que va con nosotros, propone: “Sólo traigo diez”. Ah, bueno, contesta el enmachetado número uno, que recibe la moneda y nos da un boletito: “Lo pueden presentar cuando regresen y ya no les cobraremos”. Guau, qué organización.

Por Bachajón hay otro contingente y la cantaleta es la misma. Observo los troncos y son de veras enormes. Inmensos árboles que rindieron tributo a estos “trabajadores”, cuyas huellas laborales, para la hora que es (cerca de las tres de la tarde), no se notan por ningún lado.

Ilustración: Manuel Velázquez

Ilustración: Manuel Velázquez

Pasan los días y volvemos. A la salida de Bachajón hay un retén zapatista, que deja pasar vehículos cada hora. ¿Por qué? Sus designios son insondables. La tarifa aquí, además, es innegociable: cincuenta pesos. Antes de nosotros, un camión de militares también pagó (este es el estado de derecho y no chingaderas). Nos dan una hoja. Le pregunto al adolescente que nos pide el billete, para qué usarán el dinero. “Ai dice”, me contesta. Paso rápido los ojos por sus peticiones y de nuevo pregunto: ¿Es para pagar abogados, fianzas o qué? “Ai dice”, me repite. Mi prudente mujer, arranca.

Sintetizo la fotocopia llena de errores, que corrijo. Son “adherentes a la sexta declaración de la Selva Lacandona” y realizan el bloqueo “por las tantas injusticias y atropellos a nuestros derechos como indígenas, porque el mal gobierno nos quiere invadir nuestro territorio… […] Por eso decimos:”

  • Liberación inmediata a los presos políticos
  • Exigimos justicia por los compañeros asesinados por la gente de mal gobierno
  • No a la súper carretera San Cristóbal-Palenque
  • Exigimos justicia por los 43 estudiantes normalistas desaparecidos
  • Exigimos respeto a los compañeros del ejido Tila
  • No a las altas tarifas de la energía eléctrica y medidores digitales

Los puntos, evidentemente, no tienen que ver con la invasión del territorio, ni guardan relación con los cincuenta pesos que cobran. La hoja termina, no faltaba más, con consignas entre signos de admiración.

Cinco minutos más tarde, nos encontramos con otro montón de troncos, custodiados por un viejecito, un niño y un muchacho, que juega a que corta el pastito de la orilla. El viejo nos dice muy dulce y modestamente: “Son cinco pesitos” y nos alarga el boleto.

Me dan ganas de hacer una Junta Única de Lambiscones Incondicionales y Oligofrénicos por la Norteña (JULION, por sus siglas), y con dos o tres tapar el camino a Tuxtla y pedir 50 pesos de tarifa (así dejo mis múltiples ocupaciones, que no me rinden tanto), hacer mi cartita contra los malos gobiernos de este mundo y de la galaxia, y exigir:

  • Que los gobiernos, güeros y encopetados, usen cualquier canción de Julión Álvarez como himnos estatal y nacional. ¡Fuera máscaras!
  • Que el Coneculta-Chiapas reconozca que Richard Clayderman NO toca música clásica y no es la encarnación de Chopin
  • Que devuelvan el penacho de Moctezuma
  • Que, en lugar del papa, venga Scarlett Johansson a Chiapas

 

¡Hasta la victoria, a veces!

¡¡¡Ya pue!!!

Contactos: hectorcortesm@hotmail.com

Visita mi blog: hectorcortesm.com

 

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: