Si a los periodistas les hacen esto…

Tres periodistas denunciaron que, pese a los más de 90 días que han transcurrido desde que fueron despedidos de Noticias, Voz e Imagen de Chiapas, no se les ha liquidado por sus diez años de trabajo, no obstante la demanda laboral interpuesta en contra de esta empresa en la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Diez personas fueron separadas de este periódico que se publica en Tuxtla Gutiérrez y cuya matriz se encuentra en la ciudad de Oaxaca, pero solo Itzel Grajales, Marco Alvarado y Jacob García decidieron llevar el asunto ante las autoridades laborales. Las demás, por temor a represalias, prefirieron marcharse sin defender sus derechos, porque sabían que se enfrentarían un proceso largo, tortuoso y desgastante.

La carta pública, en donde se informó de esta alarmante situación y que unió a un centenar de colaboradores de diferentes medios de difusión, no ha merecido la respuesta de las autoridades, pese al señalamiento de complicidad entre en el titular de la Junta de Gobierno, Carlos Enrique Martínez Vázquez, y el dueño de Noticias, Ericel Gómez Nucamendi, hoy convertido en diputado por Morena.

Dicen los abogados que no hay juicio más fácil de ganar que una demanda laboral, siempre y cuando, agrego, no se vean inmiscuidos personajes influyentes, como el que nos ocupa, porque entonces se vuelve un camino áspero y sinuoso, con el fin de desanimar a los demandantes.

El periodista Juan Carlos Calderón, por ejemplo, al ser despedido de Cuarto Poder interpuso una demanda que fue resuelta ocho años después y a favor de la empresa. Mario Francisco Álvarez Cancino, del Diario de Chiapas, fue renunciado y sin liquidación, cuando se encontraba en recuperación por un accidente que sufrió cuando cubría una información para la sección de nota roja de ese periódico y  que lo dejó inmovilizado más de un año.

Otro hecho que ha puesto los focos rojos en cuanto a agresión a periodistas, es el allanamiento y robo en sus oficinas que padeció la semana pasada el director de Contrapoder, José Adriano, a quien dos personas armadas le sustrajeron una motocicleta.

Por si faltara otra afrenta más a personas vinculadas con los medios, se supo que la articulista y activista Patricia de los Santos Chandomí fue despedida como profesora de asignatura de la Facultad de Derecho de San Cristóbal de Las Casas por defender a una alumna, víctima del acoso de un profesor de esa institución. Las autoridades de la Universidad Autónoma de Chiapas deberían reincorporar a la profesora, y por el otro, tomar medidas en caso de que resulte culpable el docente, porque está interpuesta una demanda penal. 

Si a los periodistas, dirán ustedes, les hacen estas injusticias y atropellos, qué violencias no padecen las trabajadoras, cuyos casos desconocemos, porque rara vez se convierten en noticia. 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.