Por las librerías de Donceles


© Libros, libros y más libros. Ciudad de México (2015)

A Sonia y Robert, libreros amigos

[Primera de dos partes]

Lo que hace tiempo emprendimos como un juego, hoy en verdad se ha convertido en una pasión: dejar a la posteridad una biblioteca especializada en Chiapas. Útil a estudiosos e investigadores, cuyos recursos, igual que el sitio, cederíamos en su momento a la universidad pública más prestigiada y eficaz de Chiapas. Biblioteca que iniciamos con los escasos libros de nuestra Secundaria y Prepa, aunque también con los usados durante la Universidad. Hoy la biblioteca del Aguaje, de acuerdo con el último recuento, contiene 4,500 títulos y 2000 revistas.

Y, no obstante, la tarea ha sido difícil: batallamos infructuosamente para obtener donaciones públicas y privadas. Intercambiamos por faltantes los materiales que resultan repetidos. Pero la fuente principal ha sido la adquisición directa; la compra de nuevos y usados en donde quiera que los encontramos. Por esta razón voy a referir las librerías de viejo, aunque… debo reconocer que nada de esto sería posible, si no es porque antes, mucho antes, desarrollamos el gusto por el coleccionismo. Por la filatelia y la numismática en primer lugar, aunque también formamos una pequeña colección de billetes, series de cubiertas de cigarros y de envolturas de chocolates y vitolas. Estas últimas, anillos o marcas peculiares de los cigarros puros, los llamados habanos.

Así que, tras ese largo entrenamiento, hace quince años dimos por descartar todo eso y avocarnos exclusivamente a los libros de Chiapas. A ello se debe nuestra cercanía con la calle de Donceles en la ciudad de México, especializada en libros y librerías de viejo (aunque también se ocupa de impresiones y artilugios fotográficos). Al igual que otras zonas: Coyoacán, la Ciudadela, Puente de Alvarado, Museo del Chopo, Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, vestíbulo de la ENAH, e incluso algunas librerías ubicadas en las calles adyacentes a la de Donceles, en el Centro Histórico de la ciudad de México: Madero, Allende, Tacuba y el corredor ubicado detrás del Palacio de Correos.

Y es que, a los sitios de estos rumbos recurrimos, para hurgar y encontrar entre miles de materiales, papeles y revistas viejas, los antiguos libros de Chiapas: agotados, desconocidos, extinguidos o muy escasos. Tanto, que en ocasiones no se encuentran en los repositorios de las mejores bibliotecas públicas, tampoco en aquellas pequeñas y especializadas, las de centros e institutos de investigación sino, por fortuna… en las de los amigos.

– . —

Hermosas y valiosísimas son las librerías de viejo entonces, cuyas visitas siempre son una experiencia religiosa o… quizás, más bien: encuentros indescriptibles, encantadores, desde el deletreo mismo de sus nombres sobre sus fachadas, marbetes extraordinarios. El Laberinto, El Tomo Suelto y Bibliofilia, por ejemplo, o El Hallazgo, El Gran Remate y El Callejón de los Milagros. Aunque igual, ahí se encuentran Las Tres Cruces, La Torre de Viejo, Metamorfosis, Los Hermanos de la Hoja y un largo etcétera.

Así que, ante tal razón, vamos por estas calles… Identificas las librerías, entras a ellas, e inmediatamente percibes la fragancia fuerte de los libros viejos, mezcla de naftalina, tintas aromáticas y celulosa de madera, antigua materia original del papel y de los libros. De los ejemplares y volúmenes ahora amarillentos, pardos y cafezuscos. Manchados unos, salpicados otros, e incluso semidestruidos algunos por ratas y polillas. Libros de pastas sencillas, suaves, duras, de piel o de forros extraordinarios, como los tomos protegidos en estuches peculiares.

Entramos a un pasillo y luego a otro, a izquierda o derecha. Vas o vienes, tuerces y te encuentras con bancos para subir al entrepaño de arriba, o para sentarte en ellos. A echarle una ojeada a los libros de abajo. Avanzas y encuentras pasadizos varios, tomas el de junto y luego subes por la escalerilla que te lleva al anaquel más alto. Te sientas incluso sobre ella y arriba ojeas tu hallazgo. Bajas y en ocasiones encuentras un vestíbulo, o una escalera y vas al mezanine o al desván, igual atestado de libros. Vuelves y entonces… de repente ocurre algo inesperado e irrepetible. Eso que a mí me ocurrió una vez, cuando apenas me iniciaba en esto; en una de aquellas librerías, cuando aún no las conocía.

cruzcoutino@gmail.com agradece retroalimentación

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.