Die Zeit

El ayer se fue. El mañana  aún no ha llegado. Solo tenemos el hoy. Comencemos.

Madre Teresa de Calcuta

El día primero del nuevo año despertó a Gregoria, el sol fue quien le dio los buenos días, sus rayos se reflejaban directamente sobre la ventana de su habitación. Se cubrió el rostro con la cobija, quería quedarse dormitando unos minutos más. Echó un vistazo al reloj, eran las 8,30 horas. Decidió levantarse. Se lavó el rostro con cuidado y esmero, como si fuera un ritual. Se miró al espejo y sonrió.  Era una linda manera de iniciar el año, con vida y con entusiasmo.

La casa se escuchaba en silencio. Martha y Patricio, sus hijos, aún dormían. A Gregoria le apetecía escuchar el canto de los pájaros, solían ponerse en el árbol que estaba frente a la ventana de la cocina. Abrió la ventana, los encontró en pleno jolgorio. Aprovechó para prepararse un té de matcha. Mientras lo degustaba se sentó a disfrutar el concierto de las aves.

Fueron asomándose los propósitos que se había trazado para el año nuevo. Sonrió, en un sentido de complicidad con ella, a modo de advertencia que debía esmerarse para cumplirlos. Recordó que había hecho un propósito colectivo con Patricio y Martha, darse el espacio para leer por placer e intercambiar los textos, impresos o digitales. Gregoria y Patricio eran amantes de los libros en papel y Martha prefería lo digital.

Bebió el último trago del té, estaba delicioso, no en vano era uno de sus favoritos; mientras tanto iba haciendo memoria de los libros que tenía pendiente leer. Die zeit, musitó para sí, el tiempo, le gustaba como sonaba la frase en alemán. Sin duda, uno de sus mejores aliados sería el tiempo, debía aprender a lidiar con él y administrarlo, sin estresarse, para poder llevar a cabo cada propósito. La tarea era todo un reto, bien valdría la pena afrontarlo. En eso estaba cuando escuchó las carcajadas de Martha, era señal que había despertado y seguro hecho alguna travesura a Patricio.

PD. ¡Feliz año 2022! Salud, alegría en los corazones y bienestar para el público lector de estas Voces ensortijadas y para sus seres queridos.

Sin comentarios aún.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.
A %d blogueros les gusta esto: