Artículos publicados por: Efraín Quiñónez León

Jaque al rey

 En medio de la peor crisis sanitaria que hayamos vivido en los últimos tiempos, los problemas no parecen terminarse para la presente administración federal.

2020: un año de pesadilla

 Todavía impartía clases en enero de este agónico y fatídico 2020, pero ya teníamos información de lo que estaba ocurriendo en Wuhan, la ciudad china donde apenas tres meses atrás se había detectado la presencia de un nuevo virus que afectaba las vías respiratorias y estaba causando afectaciones generalizadas en la salud de las personas.

Los equilibrios que nos faltan

Es difícil imaginar que los gobiernos de la 4T, tanto en el plano federal como en el local, tengan la voluntad de al menos intentar cambiar el estado de cosas en el país, caracterizado por una inseguridad y violencia que parece no ceder aun con los cambios en los gobiernos.

justicia-1024x695

Sarcasmo jurídico

Si no fuera por el sufrimiento y el dolor infringido a toda una familia, el sonado caso del joven Rafael recién excarcelado por la denodada lucha emprendida por su madre y la intervención del presidente de la república, este ejemplo configuraría las ridículas formas en que se conducen los encargados de impartir justicia en el país.

A primera vista, no pareciera existir en el discurso del presidente Obrador destello alguno de pensamiento religioso, pero observando los detalles uno podría encontrar reiteradas invocaciones a la instauración de un credo o algo semejante.

Un gobierno de fe

A primera vista, no pareciera existir en el discurso del presidente Obrador destello alguno de pensamiento religioso, pero observando los detalles uno podría encontrar reiteradas invocaciones a la instauración de un credo o algo semejante.

Maradona3

Genio y figura

El reino de los deportes, como el mundillo de los espectáculos, suelen alimentar nuestras pasiones más básicas entre la opción binaria, con frecuencia irracional, de ángeles y demonios, genios y villanos, monstruos y arcángeles tocados por algún tipo de divinidad. De esa forma se alimenta nuestras fantasías para la gloria o las desgracias.