Ambientalistas agredidos piden castigo a invasores de la Reserva de Quenvó

Quenvó-Cuxtitali es una reserva de 22 hectáreas en San Cristóbal de las Casas. Foto: Elizabeth Ruiz

Las y los 500 ambientalistas que fueron agredidos por un grupo de habitantes de la comunidad Molino Los Arcos al intentar sembrar dos mil árboles en la Reserva Estatal de Quenvó-Cuxtitali en San Cristóbal de las Casas, pidieron a las autoridades una investigación de fondo e imparcial de los hechos ocurridos el pasado domingo 2 de septiembre.

Las organizaciones Casa de la Mujer Ixim Antsetic, Agua y Vida: Mujeres, Derechos y Ambiente AC, Red de Monitoras Indígenas en la Defensa de Derechos Humanos Kinal Antsetik, Red Ciudadana por el Cuidado de la Vida y la Madre Tierra en el Valle de Jovel, Colectivo Educación para la Paz y los Derechos Humanos A.C, Amigos de San Cristóbal A.C, Colonia Maya, San Cristóbal, Consejo de Participación y Colaboración Vecinal, Col. Ampliación Norte, Plan de Ayala, Tuxtla Gutiérrez, David Andrade – Facultad de Ciencias Sociales-UNACH, exigieron castigo tanto por acción como por omisión a quienes responsables de las agresiones de diez personas voluntarias.

En un comunicado, los y las  ambientalistas mencionaron que en el decreto 516, del año 2016, mediante el cual se creó la Reserva, otorgó la custodia de la misma al sistema de agua autónomo del Barrio Cuxtitali en San Cristóbal.

Acerca de lo sucedido el pasado domingo, agregaron “un nutrido grupo de 100 personas, que se dijeron habitantes de Molino Los Arcos. Armados con resorteras, machetes, piedras y armamento de alto poder y a través de amenazas verbales, agresiones físicas e insultos, este grupo, conformado por hombres, mujeres y menores de edad y al que ya se tiene plenamente identificado”.

Además, indicaron que al ser retenidos por más de 40 minutos, les fueron robados pertenencias, instrumentos de trabajo, los árboles para la siembra, y amenazaron con cortar el suministro de agua al Barrio Cuxtitali.

Los y las defensores del medio ambiente señalaron que para el Gobierno del Estado no es un hecho aislado, lo que lo ha vuelto omiso, ya que en repetidas ocasiones se han suscitado actos de violencia, quedándose en la impunidad.

El Sistema de Agua Chupactic, uno de los organizaciones que lideraron la actividad, antes de iniciar, leyó un documento a las y los participantes dónde se advertía de las amenazas de la colonia Molino los Arcos de bloquear el paso, sin embargo, por decisión de las personas participantes determinaron continuar con la acción que de manera consciente asumieron el riesgo.

Es por ello, las y los ambientalistas denunciaron que en la Reserva Estatal Quenvó-Cuxtitali operan grupos armados en absoluta impunidad y con la protección o complacencia de las autoridades. Al mismo tiempo, realizan actividades ilícitas como la tala clandestina hasta el tráfico de personas.

Finalmente, exigieron un alto a la impunidad a estos grupos armados, garantías de seguridad para los pobladores de los barrios que rodean la Reserva, aprehensión a los agresores invasores y medidas cautelares para los líderes del Sistema de Agua Chupactic y el barrio de Cuxtitali.

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.