Organizaciones y pueblos en resistencia rechazan militarización en Chicomuselo

Parroquia de San Pedro y San Pablo en Chicomuselo

El Comité para la Promoción y Defensa de la Vida “Samuel Ruiz García” manifestó su preocupación por la realización de un desfile militar con más de mil efectivos en el marco de la inauguración del nuevo Batallón de Infantería en la comunidad de “Peña Blanca” en Chicomuselo, días antes de la Mega Peregrinación en rechazo al modelo extractivo que la Parroquia de San Pedro y San Pablo organiza.

El desfile de más de mil efectivos sería este próximo 10 de noviembre, en el marco de la finalización de la construcción de una nueva base militar en Chicomuselo. Por su parte, la Parroquia integrante del Movimiento en Defensa de la Vida y el Territorio (MODEVITE) tiene programada una movilización en rechazo a los proyectos extractivos dos días antes del desfile.

El Modevite desde más de tres años reunió a comunidades y organizaciones para emprender una lucha de resistencia contra proyectos que tienen impactos ambientales sobre la Madre Tierra y su territorio.

Al respecto, el Comité mencionó en un comunicado que elementos de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) pretenden mostrar al pueblo su poderío militar con la realización de dicho desfile.

Indicaron que dicha acción es una ofensiva por parte del Ayuntamiento que preside Rosario  Yaneth Ríos Ordoñez.

“Desde la aprobación de la Ley de Seguridad Interior en nuestro país, diversas organizaciones campesinas, de derechos humanos, maestros,  estudiantes, entre otros, se han pronunciado en contra de la citada ley ya que vulnera los derechos humanos y se violan derechos fundamentales plasmados en nuestra Constitución Federal” manifestaron.

El Comité señaló que desde la promulgación Ley de Seguridad Interior el 21 de diciembre de 2017 en diversas comunidades campesinas de Chicomuselo han colocado leyendas para manifestar su rechazo a la militarización, 

Por su parte, el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas “Frayba” mediante un comunicado aseguraba que la Ley de Seguridad Interior privilegia el paradigma de la guerra y la violencia en detrimento de la seguridad humana.

Además, el Comité aludió que estas acciones evidencian el posicionamiento de la política de estado por militarizar la región ante la resistencia de los pueblos que luchan por defender sus territorios amenazados de mega proyectos extractivos.

Decenas de pueblos, comunidades y ejidos de diferentes municipios de Chiapas también han  hecho un frente común desde sus regiones, para detener el avance de extracciones de bienes comunales naturales de empresas nacionales y transnacionales para acumular riqueza y exportan las materias primas.

Es por ello, la Parroquia de San Pedro y San Pablo con cabecera en Chicomuselo interpretó que dicho desfile pretende mostrarse a la ciudadanía para intimidar a personas defensoras de los derechos humanos y a todo el pueblo que se encuentra en resistencia con los megaproyectos tales como la minería y presas hidroeléctricas.

“Es una acción que muestra claramente el querer imponerse y hacer creer a la población su papel de salvaguardar los derechos de las y los mexicanos cuando en año anteriores organismos de derechos humanos nacionales e internacionales señalaron que el ejército mexicano ha sido quien más violaciones a los derechos humanos ha cometido en todo el territorio nacional” externaron en un comunicado.

La Parroquia cuestionó la inversión para la construcción del cuartel militar ubicado en la Sierra Madre de Chiapas, que ya conecta a los municipios de Frontera Comalapa, Chicomuselo y La Concordia. Dicho tramo es utilizado por miles de migrantes que atraviesan los municipios para evitar controles y avanzar por la carretera panamericana en su intento de llegar a Estados Unidos

“Nos cuestiona la gran inversión del recurso público que se invierta para la construcción y mantenimiento del gran cuartel militar mientras que no hay recursos para las y los mexicanos tengamos a acceso a servicios de primera necesidad como salud, educación y agua” finalizaron en el documento.

El 28 de enero de 2017, Eduardo Ramírez Aguilar entonces presidente de la mesa directiva del Congreso del Estado afirmó que Manuel Velasco Coello pidió un préstamo de 125 millones para la construcción del cuartel militar en Chicomuselo.

Al aprobarse la solicitud por parte de los legisladores, fue el primer préstamo que solicitaría el gobierno de Manuel Velasco, que recibió un estado con una deuda de alrededor de 40 mil millones de pesos.

Ramírez Aguilar señaló que el recurso sería para que el estado pusiera su parte de un cuartel militar, ya que la inversión oscila de 250 a 300 millones de pesos.

El entonces diputado señaló que Chiapas no tenía recursos etiquetados para infraestructura de este tipo y por ello se pidió el financiamiento. Por tanto, el recurso que se gastara en la construcción del cuartel se irá a la deuda pública porque además es un inmueble que no genera recursos propios así que no hay de dónde recuperar la inversión.

Hace aproximadamente un mes, el exgobenador, gobernador interino y senador por Chiapas acudió a las instalaciones donde se construye el inmueble para supervisar los avances en la obra. Ahí declaraba que la construcción del Cuartel Militar “contribuiría a mejorar la operatividad para consolidar una frontera más humana y próspera” informaba un comunicado.

Este nuevo Batallón de Infantería en Chicomuselo a inaugurarse en breve cuenta con áreas de entrenamiento, unidad de reacción, áreas de taller mecánico, unidad habitacional, comandancia, unidad administrativa, área de sanidad, patio de honor, mirador y comedores, entre otros.

 

 

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.