Cuando la Historia de México andaba en la Calle

Un par de días después del triunfo arrollador de Andrés Manuel López Obrador, Presidente Electo de México, conversaba por teléfono con mi amigo Arnaldo León Ovando, por cierto, quien me introdujo a la lectura de Max Weber, en el tiempo en que ambos éramos estudiantes. Él, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la UNAM y yo, en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Nayo, de hecho, redactaba su tesis profesional en aquellos días junto con Manuel Márquez Macías, mientras yo iniciaba mis estudios en antropología. Por cierto, Nayo, como nombramos a mi amigo, junto con su coautor de tesis más Juan Antonio Mateos y Octavio Rodríguez Araujo, configuraron uno de los grupos de estudiantes más brillantes que han pasado por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, con maestros de la calidad de Arnaldo Córdova y Mario Monteforte Toledo, además de Víctor Flores Olea y Enrique González Pedrero. Justo recordábamos en nuestra conversación, a propósito del discurso de López Obrador en el Hotel Hilton la noche del 1 de julio, que Mario Monteforte Toledo se refería a los tiempos que nos tocó vivir, es decir, las luchas de los ferrocarrileros, de los médicos, de los maestros, de los obreros, el movimiento estudiantil de 1968, con la frase “cuando la Historia de México andaba en la calle”. En efecto, el esfuerzo de las corrientes políticas de izquierda en México, ha sido sostenido, difícil, doloroso, para tratar de cambiar al país. México tiene un potencial muy interesante para convertiré en una nación próspera, líder en el mundo para estar presente en las causas que la humanidad demanda.

AMLO Foto: Chiapas PARALELO

El pueblo o la sociedad mexicana, ha producido talentos reconocidos internacionalmente, muchos de ellos, como José Revueltas, reprimidos brutalmente por un Estado que, esperamos, se termine el próximo primero de diciembre. Así mismo, el pueblo mexicano tiene una trayectoria como trabajador que pocos pueden exhibir. A pesar de la “guerra sucia” que insiste en afirmar que los mexicanos son flojos, las jornadas interminables de trabajo que hacemos los mexicanos, ganando salarios de hambre, muestran la mentira. Una mentira, por cierto, que viene de lejos: desde las épocas coloniales. Los más interesados en difundir esa mentira son el Estado Nacional que así justifica su indolencia para crear empleos y los super ricos que así mitigan las migajas de conciencia que les queda ante su conducta in-solidaria y procaz. ¡Que todo eso inicie su desaparición! el próximo primero de diciembre, es el deseo de millones de mexicanos. ¡Que la Historia que andaba en la calle, entré, por fin, al Palacio Nacional!

Ajijic, Ribera del Lago de Chapala. A 6 de julio de 2018.

P.D. El resurgimiento de la Universidad Intercultural de Chiapas es una excelente, importante, emocionante noticia. Bajo la conducción de un joven Rector, la UNICH está reencontrando su camino. De eso escribiré en mi próximo ENCARTE CRÏTICO.

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.