Escrutinio Público

No solo estaban las calles de su ciudad natal sino las de espacios foráneos, aquellas a las que había regresado  en un segundo viaje y al recorrer iba recordando las experiencias y a la vez sumando nuevas, pero también las que, probablemente, no volvería a caminar.

Los caminos del corazón

No solo estaban las calles de su ciudad natal sino las de espacios foráneos, aquellas a las que había regresado  en un segundo viaje y al recorrer iba recordando las experiencias y a la vez sumando nuevas, pero también las que, probablemente, no volvería a caminar.

Ilustración: HCM

Lo que uno ama

Laura García Arroyo: “¿Cuántas palabras existen en nuestro idioma y cuántas usamos en nuestro día a día? Trescientas. Ésa es la pequeña cantidad de términos con los que solemos comunicarnos en la cotidianidad. […] (Nuestro idioma) cuenta con cerca 300 mil palabras registradas. Eso es… ¡un 99.9% del vocabulario queda en los diccionarios sin usarse!”

i

Deportes y protestas sociales

Las protestas de los deportistas han demostrado que para los afroamericanos y otras minorías despreciadas racialmente en los Estados Unidos, el deporte es un mecanismo de movilidad social.

Ramirez,_Sergio_MBFI_2011

El cine que se fue

El viernes 27 de agosto, en un conversatorio con el novelista nicaragüense Sergio Ramírez organizado por el Centro de Investigaciones (CESMECA) de la UNICACH, el narrador recordó la influencia del cine en su obra.

Bosques de Niebla de Chiapas, ahora amenazados por la industria minera, captan la lluvia que nutre a la región. Foto: Ángeles Mariscal/Chiapas PARALELO

Sentirse lacia

Abrió la ventana y sintió los rayos del sol que se filtraban entre las ramas de los árboles del patio, acariciándole los ojos, era una luz brillante y a la vez suave.

Ilustración: HCM

El libro eterno

Armando Alfonzo Alfonzo: “Cuando oyó el paletero salió corriendo, se trompezó y veasté ¡Brangam! el muchachito y chilín chilín el plato”

slide-nexos

La arrogancia intelectual

Hace no mucho tiempo, el escritor e historiador, Héctor Aguilar Camín, en uno de esos programas de opinión calificó al hoy presidente de la república como alguien “pendejo y petulante”. Sin duda, fue un arranque emocional del escritor que hasta a sus propios interlocutores dejó sosprendidos.