Organismos y activistas defensores mexicanos acusan al Estado guatemalteco por las muertes de niñas y jóvenes

Exigen justicia para las niñas asesinadas por el Estado guatemalteco

Cientos de organizaciones sociales y civiles mexicana, así como activistas, académicos, líderes religiosos y otros, exigieron al presidente guatemalteco Jimmy Morales Cabrera justicia paras las 43 niñas y jóvenes fallecidas y 20 más graves con quemaduras tras el incendio el pasado 8 de marzo, en el albergue “Hogar Seguro Virgen de la Asunción”.Incendio que pudo evitarse si hubieran atendido los reclamos previos al siniestro, señalaron.

 

En una carta abierta dirigida al presidente Jimmy Morales, activistas y colectivos de distintas regiones del mundo condenaron los hechos ocurridos el pasado 8 de marzo y expresaron sus más sentidas condolencias al pueblo de Guatemala y se solidarizaron con las exigencias de justicia y verdad que familiares de las víctimas y sobrevivientes demandan hoy a las instancias responsables del curso de las investigaciones.

 

Las mujeres y hombres defensores de derechos humanos, expresaron su indignación por lo ocurrido en el albergue Hogar Seguro “Virgen de la Asunción”, ubicado en el Municipio de San José Pinula, Departamento de Guatemala.

 

“Desde recién sucedidos los trágicos hechos hemos estado recibiendo información a través de personas, organizaciones y comunidades de Guatemala sobre la negligente actuación de las autoridades a su cargo que han incumplido con las obligaciones derivadas de las Leyes nacionales y el Derecho Internacional”, dice la carta.

 

Señalaron que una de estas graves omisiones fue no atender de manera diligente la sentencia del Juzgado Sexto de Niñez y Adolescencia del Área Metropolitana que, en diciembre del año pasado, condenó al Estado de Guatemala por graves violaciones a derechos humanos, mismas que distintas dependencias estatales documentaron, haciendo visible y denunciando las precarias condiciones del albergue, malos tratos, abuso sexual, actos de tortura, privación de la libertad, así como la probable operación de una red de trata de personas que explotaba a niñas y jóvenes menores de edad en complicidad con funcionarios a cargo del Hogar Seguro.

 

Explicaron que el acto de protesta que las menores de edad iniciaron el día 7 de marzo al interior del Hogar, fue tan solo una de las expresiones desesperadas para romper el miedo ante la muerte progresiva y silenciada que la impunidad del Estado lapidó sobre las pequeñas voces de quienes personifican un país que sobrevive a la violencia estructural, impunidad e injusticia, la huella del genocidio, descomposición social, la nula reparación del daño, el desprecio y discriminación de sus gobernantes sumado al fracaso de las políticas públicas de atención integral, un maltrecho proceso de construcción de paz y el intento de una nación democrática.

 

“En ese sentido, Señor Presidente, nos hiere, indigna y llena de rabia la muerte de, hasta el día de hoy, 43 niñas y jóvenes, las más de 20 que sobreviven con graves quemaduras que se debaten entre la vida y la muerte y la situación de centenas de menores en los centros de internamiento en el país que presentan condiciones similares a las denunciadas por las víctimas”, dice la carta.

 

“Nos horroriza que, conociendo las denuncias realizadas varios años atrás, no se hayan tomado las medidas necesarias para deslindar y sancionar responsabilidades, incluyendo la parte que le toca a Usted. Hoy, Guatemala nuevamente ocupa las esquelas fúnebres de Latinoamérica y se consigna en la memoria abierta ¡Fue el Estado!”, agregaron.

 

Acusaron a su gobierno por la falta de una respuesta oportuna por parte del Estado guatemalteco ante la solicitud de información que realizó el pasado 31 de enero la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre el albergue Virgen de La Asunción, pues las autoridades incumplieron con su responsabilidad internacional de salvaguardar y proteger los derechos humanos de las niñas y jóvenes del albergue.

 

“Frente a este contexto de dolor e impunidad le instamos a que su actuar y decisiones favorezcan un proceso de Verdad y Justicia para las víctimas, sobrevivientes, familiares, y todo el pueblo de Guatemala. Señor Presidente en sus manos está la responsabilidad de hacer valer el postulado ¡Guatemala, Nunca Más!”, dice la misiva.

 

Además de líderes religiosos como el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, firman la carta cientos de activistas y defensores de derechos humanos de Chiapas y otros estados del país, e incluso de otros países.

 

Por Chiapas firmaron organismos como el Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas, AC (CDMCH); Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas, AC (Frayba); Comisión de Apoyo a la Unidad y Reconciliación Comunitaria, A.C. (Coreco), Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa, AC, Melel Xojobal A.C., Voces Mesoamericanas, Acción con Pueblos Migrantes, AC, Otros Mundos AC, Chiapas; Amigos de La Tierra, Desarrollo Económico y Social de Los Mexicanos Indígenas, A.C. (DESMI, A.C.); Colectivo Feminista Mercedes Olivera, AC (COFEMO), Comité Nacional para la Defensa y Conservación de Los Chimalapas, Formación y Capacitación A.C. (FOCA), Chantiik Taj Tajinkutik A.C., Promedios de Comunicación Comunitaria, AC y muchos más.

———-FIN——

Sin comentarios aún.

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.