Los desconcertantes salarios de los munícipes chiapanecos

Ante la falta de una ley de salarios máximos para presidentes, regidores y funcionarios municipales, cada cabildo en Chiapas se mueve a su arbitrio y fija los sueldos que cree convenientes.

Por ese motivo, es urgente establecer una ley de salarios máximos, y quizá de mínimos, para presidentes, en donde se contemplen diferentes variables como extensión del municipio, número de habitantes y hasta condiciones de pobreza.

Es cierto que en circunstancias en que, como hoy, predomina el manejo discrecional de los recursos públicos, los presidentes podrían desempeñar su cargo ad honorem e incluso así verían multiplicados sus ingresos, por esa costumbre perversa de cobrar comisiones a proveedores y constructores, si es que no son ellos o sus familiares los edificadores de la obra pública.

Así, resulta irrelevante que Fernando Castellanos, de Tuxtla se haya bajado el sueldo y que ahora perciba 57 mil pesos mensuales, o que Neftalí del Toro, de Tapachula, y Héctor Albores Cruz, sean los únicos munícipes en Chiapas que devenguen salarios de más de cien mil pesos mensuales.

El salario, para un presidente municipal que maneja 200 millones de pesos anuales en promedio, resulta poco significativo, porque solo en recursos destinados a la obra pública puede agenciarse millón y medio de pesos mensuales. Y eso, en municipios medianos.

Fernando Castellanos, el presidente que se bajó el sueldo.

En ciudades grandes como Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Ocosingo, San Cristóbal, Comitán, Chilón, Las Margaritas y Palenque, las más pobladas, los ingresos colaterales para los presidentes municipales se cuadriplican.

¿Que lleva a una persona a gastar dos millones de pesos en una campaña para presidente municipal, si al final de su mandato, solo ganará la mitad? ¿Cómo recuperará el otro millón?

¿Es tan mal negociante o un político muy ético Fernando Castellanos para que haya renunciado a más de dos millones de pesos del salario que podría ganar en sus tres años de gestión? ¿Cómo recuperará los 200 millones de pesos que se calcula gastó en su campaña?

El único anuncio de austeridad que saben hacer los políticos, y que se ha convertido en un recurso muy gastado, es reducir salarios. Eso, a estas alturas, es inoperante y poco convincente. Para apaciguar el mal humor social es necesario que los presidentes procedan al concurso transparente de la obra pública y de servicios que requieren los ayuntamientos. Eliminar por siempre los cochupos, y llevar una vida sin estridencias.

La tabla de salarios de los presidentes municipales chiapanecos es desconcertante, porque hay quienes, como Filadelfia Juárez López, de Nicolás Ruiz, con solo cuatro mil 317 habitantes a su cargo, percibe el mismo salario que Fernando Castellanos, que gobierna la capital, la cual alberga a más de 553 mil personas.

David Hernández Sangeado, de Sunuapa, con poco más de dos mil habitantes bajo su gobierno, gana 44 mil pesos, una cantidad similar que el de Luis Alberto Valdez Díaz, de Teopisca, a quien le toca lidiar con casi 40 mil habitantes y que ha sido secuestrado varias veces en diferentes comunidades.

En Chiapas, solo cuatro presidente municipales ganan menos de 20 mil pesos: María del Carmen Fernández, de Ángel Albino Corzo; Dominga Pérez López, de Aldama; Úber Gamboa Escobar, de Emiliano Zapata, y Obet Cruz Santiago, de Belisario Domínguez, que apenas se agencia cinco mil pesos.

Urge, por eso, en este proceso de revisión de salarios y privilegios echar un vistazo a los desconcertantes salarios de los munícipes chiapanecos.

, ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Noticias destacas de la tercer semana de Enero (23 – 29) | Chiapasparalelo - 28 Enero, 2017

    […] Los desconcertantes salarios de los munícipes chiapanecos.  […]

Deja un comentario

Comparta su opinión. Su correo no será público y será protegido deacuerdo a nuestras políticas de privacidad.